Si uno consulta la página web del Arts Santa Mònica o sus redes sociales, parece que no haya pasado nada. Hay una inquietante normalidad en este lunes laborable. Sin embargo, este fin de semana ha habido revuelo en el espacio de creación pluridisciplinar que la Conselleria de Cultura pretende transformar en un centro dedicado a la arquitectura. Sin ningún tipo de consenso. Por eso, la Plataforma Asamblearia de Artistas de Catalunya (PAAC ) y las Asambleas de estudiantes de arte habían organizado una “ocupación testimonial” en el centro pero, en la puerta, se encontraron con un inesperado cartel: cerrado.

El objetivo de la movilización era reivindicar el uso del Arts Santa Mònica y oponerse a la voluntad de llevar a cabo un espacio destinado a la arquitectura. La propuesta surgió en una mesa redonda que tuvo lugar después de que el 26 de octubre el departamento de Cultura confirmara que no hay vuelta atrás en la conversión del Arts Santa Mònica, según ha explicado Nora Ancarola, presidenta de la PAAC, a Metrópoli Abierta. Entonces plantearon organizar una “ocupación testimonial” con una concentración para el viernes pasado y una paella para el sábado.

El Arts Santa Mònica se convertirá en un espacio dedicado a la arquitectura / PAAC
El Arts Santa Mònica se convertirá en un espacio dedicado a la arquitectura / PAAC 

La Dirección General de Cooperación Cultural, y su responsable Quim Torrent, consideraron que esta ocupación de fin de semana era una “amenaza” y decidieron echar el pestillo. “A nosotros esta reacción nos dio más fuerza”, comenta Anacarola. La Asamblea, que tuvo que anular los actos programados, lanzó un manifiesto para denunciar la situación y recoger firmas bajo el lema Salvem Santa Mònica.

“Hemos conseguido en un fin de semana 780 signaturas, tanto de entidades como de personas. Es mucho más de lo que nos imaginábamos”, cuenta Ancarola. Hasta el 31 de diciembre está habilitada la página web para poder firmar. Después de eso, esperan poder negociar con la nueva conselleria, que se conformará después de las elecciones del 21-D.

¿CONSEGUIRÁN RECUPERAR EL EQUIPAMIENTO?

Como consuelo, en su momento les dijeron que ya tenían el FABRA i COATS. “No es lo mismo, el Arts Santa Mònica es un espacio diferenciado, pluridisciplinar y ligado al territorio”, replica la presidenta de la PAAC.

En este este sentido, el director del centro, Jaume Reus, ha denunciado también la situación. A Reus, el primer director nombrado a través de un concurso público, se le aseguró un ciclo de cuatro años, aunque alegando motivos burocráticos se le hizo un contrato de dos años, que luego se prorrogó hasta el 31 de diciembre 2017. En este periodo, Reus ha visibilizado ramas del arte emergente como la electrónica o la edición de libros de arte, como es el caso de Bibliotecas insólitas, coproducida con La Casa Encendida de Madrid.

A pesar de las inestabilidades que acumula en el historial Arts Santa Mònica, Ancarola cree que “conseguirán recuperar el equipamiento” que nació en 1988. Para ello, tal como especifican en el manifiesto, consideran imprescindible que "durante el 2018 se activen unas jornadas de trabajo que impliquen a todos los sectores vinculados a las artes para encontrar un encaje del Arts Santa Mònica dentro del tejido cultural de la ciudad”.

Ahora ya no quedan rastros visibles de la movilización. Quitaron las pancartas y los escritos con el hashtag #SalvemSantaMònica, y este lunes parece que no haya pasado nada. Normalidad en la parte baja de La Rambla. Aunque seguramente no dure mucho porque la fuerte oposición a un futuro centro dedicado a la arquitectura es evidente.