El PDeCAT opina que el gobierno de Ada Colau ha abandonado el centro cultural del Born. El concejal Jaume Ciurana ha denunciado a través de las redes sociales que la cafetería del espacio cerró hace unas semanas y que el equipamiento no cuenta desde hace meses de librería. "La programación ha caído en la irrelevancia. Colau y Gerardo Pisarello han decidido borrar el Born de la memoria de los barceloneses", ha escrito Ciurana en las redes sociales.

SIN LIBRERÍA DESDE HACE UN AÑO

La librería El Bestiari cerró hace alrededor de un año. La cooperativa El Bestiari entró en liquidación y las dos tiendas que el grupo tenía en Barcelona, en el Museu d'Història de Catalunya y en el Born Centre de Cultura i Memòria, bajaron la persiana en febrero de 2018. Desde entonces, este espacio del Born está vacío y en desuso, denuncia Ciurana en conversación con Metrópoli Abierta.

La cafetería Els 300 del Born, que gestionaba Singularis, cerró a finales de enero. El grupo de cátering rescindió el contrato antes de su finalización. "Pienso que la pérdida de visitantes que ha tenido el centro los últimos años ha repercutido directamente en las cuentas del establecimiento", valora el regidor del PDeCAT.

En cambio, desde el Ayuntamiento se hace una lectura completamente distinta. Fuentes municipales apuntan que el hecho de que ambas empresas hayan resuelto el contrato antes de tiempo se ve como una oportunidad para optimizar los usos de estos espacios. El consistorio asegura que se están estudiando y valorando opciones para poder hacer un planteamiento más amplio del ala sur-este que incluiría actividades culturales, sociales y comerciales. Se plantea abrir establecimientos para la venta de libros y un espacio relacionado con la lectura y la cafetería.

700.000 VISITANTES MENOS

Desde su apertura hace algo más de cinco años como espacio cultural -fue inaugurado a finales de 2013-, el Born no ha parado de perder visitantes. De los 1,8 millones asistentes de 2014 se ha pasado a 1,1 millones en 2018. El Born sigue siendo el centro cultural municipal más visitado de Barelona, pero este mandato ha perdido unos 700.000 usuarios. "En cuatro años no se ha hecho ni una sola exposición potente. La programación que se hace es irrelevante. Parece que sea un espacio que moleste", dice el regidor.

Según el Ayuntamiento, la entrada de 1,1 millones supone casi el 25% del total de visitantes que ha recibido el conjunto de los museos y centros de exposición municipales de Barcelona. Las mismas fuentes discrepan que no se haya abierto ninguna muestra importante. El consistorio destaca Una infància sota les bombes como una de las exposiciones más relevantes del año producidas por el Instituto de Cultura de Barcelona.