ARCHIVADO EN:

La música siempre está lista para emprender el vuelo. Este martes, el Gran Teatre del Liceu ha expandido sus influencias y se ha plantado en la Terminal 1 del Aeropuerto de Barcelona para amenizar el viaje de los pasajeros. Ahí, tres cantantes del elenco de la ópera La Gioconda –la soprano Anna Pirozzi, la mezzosoprano Ketevan Kemoklidze y el barítono Luis Cansino– han ofrecido un recital en directo, sorprendiendo a los presentes.

No será la única actuación. En el marco de un acuerdo firmado con Aena, el emblemático teatro clásico trasladará la ópera en otras ocasiones. Y no solo lo hará en Barcelona, sino también en el aeropuerto de Girona y en el de Reus, dentro del proyecto “Aena con la música”. De este modo, Aena se convierte en nuevo mecenas de la Fundación del Liceu y patrocinador del 20 aniversario de la reapertura del teatro después de que ardiera en llamas.

EL LICEU: FOMENTO DE LA MÚSICA

En este caso, el recital ha incluido piezas de las óperas Carmen, Falstaff, Tosca y La Gioconda que, de hecho, se estrena el próximo 1 de abril en el teatro de La Rambla. “El fomento de la música en los aeropuertos será solo una de las muchas acciones derivadas del convenio, entre las que destaca la creación de un aula social con la finalidad de desarrollar habilidades de personas con discapacidad cognitiva”, detalla el equipamiento a través de un comunicado al que ha tenido acceso Metrópoli Abierta.

La colaboración incluirá también acciones de intercambio y fomento de la música con visitas, acceso a ensayos abiertos y cerrados, cesión de espacios o promociones especiales. “Estas iniciativas llegan para reforzar los valores definitorios del Liceu y para seguir construyendo nuestros dos pilares: el proyecto social y el pedagógico”, zanja la institución.