ARCHIVADO EN:

¡Abre los ojos como si fueran girasoles! La famosa exposición “multisensorial” dedicada a Vincent Van Gogh está a punto de desembarcar en Barcelona. Así lo han anunciado los impulsores de la transgresora iniciativa que lleva por nombre Meet Vincent Van Gogh. Se podrá visitar desde el 14 de marzo hasta el 2 de junio en una carpa de 1.500 metros cuadrados ubicada en el Pla de Miquel Tarradadell, en el Port Vell.

Esta muestra inmersiva permitirá a los visitantes adentrarse en la vida del icónico pintor postimpresionista y descubrir sus obras más famosas así como la historia de su vida. De hecho, a lo largo del recorrido –estructurado en seis escenarios– se podrán ver, tocar y hasta escuchar los propios pensamientos del prolífico artista neerlandés, que cuenta con más de 900 cuadros en su historial.

PALPAR EL ARTE CON LOS CINCO SENTIDOS

Las reproducciones de las obras de arte originales se podrán palpar con las manos. También permitirá explorar a través de proyecciones a escala real, fotografías, fragmentos de vídeo, reproducciones detalladas, animaciones multimedia interactivas y aplicaciones, decorados teatrales, fragmentos audiovisuales y citas extraídas de más de 800 cartas. Es un viaje en el que participan los cinco sentidos.

En el recorrido, apoyado por una audioguía, cobrarán vida numerosos personajes: el propio pintor, su hermano Theo, su cuñada Jo Bonger, su madre y otras personas clave en su vida. También aparecerán lugares cruciales de la vida de Van Gogh gracias a decorados que evocan lugares emblemáticos como el café parisino Le Tambourin, el hospital de Saint-Rémy y la Casa Amarilla de Arlés.

ACERCAR LA VIDA DE VAN GOGH A BARCELONA

"La llegada de 'Meet Vincent Van Gogh' a Barcelona hace realidad nuestro sueño de acercar la vida y obra de Van Gogh a millones de personas de todo el mundo", ha subrayado el gerente del Museo Van Gogh, Adriaan Dönszelmann. Al fin y al cabo, se trata de una experiencia única para dejarse arropar por cuadros tan fascinantes –a la par que emblemáticos– como es el caso de La noche estrellada.