Más de 800 profesionales de la cultura forman el colectivo Dones i Cultura que este miércoles ha exigido el cese del director del Teatre Lliure de Barcelona, Lluís Pasqual. El motivo, la denuncia de una actriz de la compañía del teatro, que le acusa de "despota" en el trabajo, especialmente con las mujeres.

Dones i Cultura denuncia que las quejas del trato de Pasqual son recurrentes entre los trabajadores del Lliure y han sido una constante en los espacios de trabajo y encuentro del propio colectivo.

Según el comunicado, la actitud "despótica" de Pasqual con los trabajadores es conocida y por ello, como colectivo feminiesta, no permitirán que "se mantenga en posiciones de responsabilidad a personas que maltratan a otras aprovechando su relación de poder".

"Estas prácticas abusivas no solo son contrarias a los derechos laborales más básicos, sino también intolerables en democracia", concluye el comunicado, se ha difundido este miércoles después de que el Lliure confirmara que Lluís Pasqual permanecerá dos años más al frente de la dirección del Teatre Lliure, que cuenta con dos sedes, una en Gràcia y otra en Montjuïc.​