ARCHIVADO EN:

La noticia de que la Capilla de la Misericòrdia iba a convertirse en la nueva ubicación para el CAP Raval Nord sacudió Barcelona de arriba abajo. Y el Macba se quedó atónito. Hace cinco años, ese espacio fue cedido al equipamiento cultural para exponer su colección permanente, que actualmente cuenta con más de 5.800 obras. Tal como relató este medio, la decisión contó con el apoyo del Ayuntamiento, la Generalitat y el Ministerio de Cultura en el marco del Plan Estratégico del MACBA 2020-2022 aprobado el pasado 2 de octubre de 2017.

Sin embargo, de repente, a pocos meses de las elecciones, el gobierno de Ada Colau se retractó. Y lo hizo de la peor forma posible. Fuentes del Macba han confirmado a este medio que hasta el propio director del equipamiento cultural, Ferran Barenblit, –elegido a través de un concurso público– se enteró de los cambios en la Capilla de la Misericòrdia al mismo tiempo que los medios de comunicación. Y no antes, tal como correspondería.

LA EXPANSIÓN DEL MACBA PENDE DE UN HILO

Si alguna de las propuestas del Ayuntamiento de Barcelona se llegara a materializar, el Macba tendría que continuar con su expansión en otro emplazamiento del Raval. “Si eso sucede, volveremos al punto cero y lo que pasará es que no se ampliará nunca”, desvela el galerista Joan Anton Maragall a Metrópoli Abierta. “Sacar adelante un proyecto cultural es muy laborioso”, remacha el también miembro de la Junta directiva de Art Barcelona y del Consocio de Galerías de Arte de España.

Ada Colau defiende la ubicación del CAP Raval Nord en la Capilla de la Misericòrdia / Ajuntament Barcelona
Ada Colau defiende la ubicación del CAP Raval Nord en la Capilla de la Misericòrdia / Ajuntament Barcelona

No se quedaron de brazos cruzados. Pronto impulsaron la plataforma +MACBA +Cultura con la intención de defender la ampliación en la Capilla de la Misericòrdia a la par que sostienen una (necesaria y urgente) renovación del CAP Raval Nord. En pocos días, se adhirieron al movimiento 200 personalidades de la cultura y el manifiesto fue firmado por más de 3.300.

UN ESTUDIO CONFIRMA LA VIABILIDAD

Por su parte, el Departament de Patrimoni de la Generalitat, con el fin de encontrar una solución para ambos equipamientos, le encargó un estudio al arquitecto Gonzalo Pardo Díaz. Tras su realización, confirmó la posibilidad de que este CAP se renueve y se mejore en la misma ubicación u se amplíe en el edificio anexo, siguiendo las directrices técnicas de CatSalut.

El estudio no lo concluyó él solo: lo hizo junto con los arquitectos del propio Ayuntamiento de Barcelona. En otras palabras: con la participación y el conocimiento del consistorio que insiste en buscar otra ubicación para su ampliación.

SU PROPUESTA AGILIZARÍA LA REFORMA DEL CAP 

Este viernes la plataforma presentará formalmente un nuevo proyecto técnico para el futuro del CAP Raval “adecuado a los requisitos técnicos de CatSalut y manteniendo la ampliación del Macba en la Capilla de la Misericordia”. Tal como ha podido saber este medio, su propuesta agilizaría la reforma del CAP que se encuentra en condiciones deplorables: de hecho, las obras finalizarían 16 meses antes que las que propone la regidora del distrito, Gala Pin.

“Ada Colau conoce el proyecto, pero no hemos recibido ninguna respuesta”, comenta Maragall, también portavoz de la plataforma. Solo obtuvieron de vuelta silencio. Un silencio sostenido y enorme. El consistorio, por ahora, defiende que la construcción de un nuevo edificio adyacente para seguir con la ampliación del museo. “El Ayuntamiento lanza hipótesis improvisadas”, insiste Maragall. “A tres meses de las elecciones algunos políticos actúan influenciados y lo utilizan como un arma electoral”, zanja.