Persona mayor cogida a una mano
Persona mayor cogida a una mano

¿Por qué los cuidados a domicilio son una buena opción para tus mayores?

Analizamos las ventajas de contratar estos servicios a profesionales cuando la familia empieza a verse desbordada

Guardar
Periodista

Si en nuestra familia hay una o varias personas mayores que necesitan atenciones, es muy probable que, debido a nuestras obligaciones diarias, no dispongamos del tiempo necesario para cuidarles como se merecen. Por esto, lo más aconsejable es contratar a un profesional cualificado especializado en la atención de personas mayores.

Una persona cuidadora de mayores, ya sea interna o externa, está cualificada y preparada para realizar sus funciones en base a la formación que ha recibido, así como gracias a la experiencia que acredita.  Además, las familias podrán elegir a aquellas que sean más afines a sus necesidades.

VENTAJAS

Algunas de las ventajas de contratar estos servicios son:

  1. Mejor desempeño en cuanto a la higiene personal se refiere: de esta manera, evitamos riesgos en el desempeño de la higiene diaria. Esto además aporta una mayor tranquilidad a la familia.
  2. Ayuda en las tareas domésticas: tanto en la limpieza del hogar como prestando atención a la adecuada alimentación del dependiente.
  3. Mejor calidad de vida: un profesional se encargará de todas las cuestiones que el mayor requiera, en el momento en que las necesite. Esto mejorará su calidad de vida, así mismo, está demostrado que contar con este tipo de atenciones aumentará la esperanza de vida de la persona mayor.
  4. Tranquilidad familiar: La cuidadora prestará atención de las medicaciones necesarias, así como de todo lo que necesite. Esto favorece el bienestar de toda la familia, aportando una cierta tranquilidad sabiendo que la persona mayor está atendida en todo momento.
  5. Compañía de la persona mayor: Evitando de este modo que tenga que pasar largas horas sola.

CUIDADORES INTERNOS

Algunas personas mayores suelen necesitar atenciones casi durante las 24 horas al día. En este caso, podemos optar por contratar una cuidadora interna que ofrezca cuidados a domicilio, o varias externas que se pueden ir alternando en los distintos horarios. Por ejemplo, una cuidadora para el día, y otra para la noche. O una de lunes a viernes y otra cuidadora para los fines de semana.

Contar con una persona a la que integres en tu familia y a la que confíes tu hogar y el bienestar de tu querido familiar es algo que, en principio, no parece sencillo. Con el tiempo, llegará incluso a ser como un miembro más de nuestra familia ya que viven en tu casa y, además, les proporcionas manutención y alojamiento.

NORMATIVA LEGAL

Según marca la ley, las cuidadoras han de tener al menos descanso de 36 horas consecutivas a la semana, aun así, las cuidadoras pueden sufrir una sobresaturación derivada de tener que estar pendiente de alguien prácticamente durante 24 horas al día. Como solución a esto, existe la posibilidad de contar con varias cuidadoras que se turnen entre ellas, a través de la plataforma digital enfocada en la tercera edad Weli, por ejemplo. Además, esta opción resulta también beneficiosa en el sentido de que el dependiente interactúa con más personas.

Para el correcto desempeño de este trabajo, además de formación específica, se debe contar con otra serie de cualidades como vocación, habilidades para el trato, empatía y el ser una persona que sepa reaccionar ante cualquier tipo de contratiempo que pudiera surgir.

--

Contenido patrocinado

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.