Con la entrada de la fase dos del confinamiento en la región sanitaria de Barcelona, los centros de El Corte Inglés de la zona han vuelto a abrir la totalidad de la superficie comercial. La apertura se ha hecho respetando estrictamente la normativa establecida, que permite una limitación del aforo del 40% en cada planta. Desde el ocho de junio, los centros del mayor distribuidor en España, tienen de nuevo sus puerta abiertas, eso sí, con algunos cambios para ayudar a la erradicación de la pandemia.

Lo primero que se aprecia en la puerta de entrada del centro de Plaza Cataluña, es que hay dos puertas con señales específicas, una para la entrada y otra para la salida. De esta manera, la empresa facilita que no se produzcan aglomeraciones y tiene un mayor control sobre la cantidad de personas que acceden. Las medidas de seguridad e higiene, el uso de mascarillas y geles hidroalcholicos, así como la distancia mínima de seguridad, son medidas que ya están implantadas en todos los centros desde el inicio del estado de alarma en España. 

1
Distancia de seguridad de dos metros señalizada con vinilos / LENA PRIETO

SEGURIDAD E HIGIENE

Pero las señalizaciones no se limitan a la entrada. A lo largo de toda la superficie del suelo se han dispuesto vinilos para indicar las distancia de dos metros que los clientes deben guardar entre ellos. Asimismo, los geles hidroalcholicos y los puntos de información sobre higiene no faltan en cada área.

Por supuesto, todo el personal de El Corte Inglés trabaja con las mascarillas puestas en todo momento, cosa que también se exige a los visitantes. Para su seguridad, y también la de los dependientes, todas las cajas se han separado con unas mamparas biológicas

A LA ALTURA DE LA SITUACIÓN

Por fin, la compañía vuelve a la normalidad, dentro de las limitaciones de esta fase de desescalada, después de casi tres meses liderando el servicio de venta de alimentación online. El responsable de área, Jorge Guillamón, ha sido una de las personas que ha vivido todo el proceso de reestructuración al que ha tenido que amoldarse la plantilla. “No ha sido fácil, pero también ha sido bonito ver la capacidad de respuesta que hemos tenido como equipo y eso nos ha hecho valorar más nuestro trabajo y establecer vínculos más fuertes entre el personal”, destaca Guillamón.

ECI 007
Una dependienta del área de moda señala el área de higienización de la ropa / LENA PRIETO

Desde el primer momento en que se cerraron todas las tiendas, los equipos se reestructuraron para poder atender la gran demanda que se produjo en el sector de alimentación. “ Yo cambié mi turno, todos empezamos a turnarnos para preparar los pedidos, y dar respuesta a las necesidades especiales de los clientes que se dieron en los momentos del confinamiento más duro”.

2
El responsable de la nueva área de atención personalizada de El Corte Inglés Plaza Cataluña, Jorge Guillamón / LENA PRIET0

AUMENTO DE LA DEMANDA ONLINE

Guillamón cuenta con orgullo que durante el confinamiento tuvo que verse haciendo un tipo de trabajo que no había hecho antes, como llevar personalmente pedidos a personas que estaban viviendo situaciones complicadas por el coronavirus. "Esto nos ha permitido entender mejor a nuestros clientes y ha derivado en crear un área nueva dedicada exclusivamente a atender de una manera mucho más personalizada a los clientes más fieles", explica Guillamón. Jorge ha pasado de responsable del área de moda de caballero a jefe de esta nueva área en el centro de Plaza Catalunña, que ya se está implementando en todos los centros de Barcelona.

Aún así, la empresa no se ha librado de ciertos momentos difíciles: tuvo que aplicar un ERTE al 25% de la plantilla. Una situación de la que pudieron salir con éxito, puesto que el aumento de la demanda de alimentación online, permitió ir reincorporando paulatinamente a todo el personal. "Todos tuvimos que adaptarnos, los equipos se distribuían haciendo picking, preparando pedidos, atendiendo llamadas y pedidos online", señala Guillamón. Actualmente, ya están incorporados el 100% de los trabajadores.

ECI 006
Pantallas biológicas en las cajas de El Corte Inglés de Plaza Cataluña / LENA PRIETO

COMPRA DE ROPA CON SEGURIDAD

Ahora, superados estos momentos de dificultad, la sección de moda es en la que han tenido que reforzarse más los protocolos sanitarios. La compañía ha reducido los expositores de ropa para ampliar las zonas de paso y mejorar el control de las aglomeraciones por zonas. Además, la experiencia de probarse la ropa ha cambiado por completo. La compañía ha dedicado un espacio para la desinfección de la ropa una vez probada. 

Se trata de una sala específica, el área de higienización, donde las prendas se cuelgan expuestas a una luz de rayos ultravioleta. Además, en cada caja, los dependientes disponen de unas planchas de vapor con la que también higienizan la ropa a altas temperaturas para eliminar cualquier contaminación vírica.

ECI 009
Una dependienta plancha una pieza de ropa como medida de higiene / LENA PRIETO

CAFETERÍA CON VISTAS

Otra de las zonas que se ha transformado completamente ha sido la cafetería. El centro de Portal del Ángel gozaba en su última planta de un gran espacio dedicado a la restauración y bar, que compartía con un área de libros. Ahora, para facilitar que se cumplan las distancias de seguridad, la librería se ha retirado y han podido incorporarse más mesas. Por el momento, no se podrá tomar un café en la barra hasta la fase tres.

Con la planta entera dedicada al bar, queda libre un gran espacio para disfrutar tomando un café y relajarse de un día de compras. Además, los ventanales han quedado despejados y se puede gozar de una espectacular vista de Barcelona.

 

Cafetería de El Corte Inglés de Plaça Catalunya / LENA PRIETO
Cafetería de El Corte Inglés de Portal del Ángel / LENA PRIETO

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.