Los vecinos de la calle Blai y del conjunto de Poble Sec (distrito de Sants-Montjuïc) han mostrado su indignación ante la sentencia que anula la ordenanza singular de las terrazas del barrio. Con ella, los establecimientos debían cerrar una hora antes que en el resto de la ciudad para facilitar el descanso de los residentes, pero un magistrado ha desestimado la normativa.

En concreto, el juez del Juzgado Contencioso-Administrativo número 10 de Barcelona estimó el recurso presentado por la Associació de Bars i Restaurants carrers Blai i Blesa y anuló la semana pasada el acuerdo de la Comisión de Gobierno del Ayuntamiento del 28 de enero de 2016. Una sentencia que los vecinos ven como un paso atrás en la conciliación de vida y turismo.

“Esta decisión judicial no solo tiene consecuencias directas en nuestro descanso, sino también en nuestra salud. Hay vecinos con problemas médicos graves debido al estrés provocado por el ruido de las terrazas”, reza el comunicado que han emitido este lunes.

Asimismo, los vecinos de la calle Blai sostienen que el problema de esta vía repleta de bares y restaurantes “no es de incivismo, sino de un modelo de barrio basado en el monocultivo turístico y la privatización del espacio público”.

Por todo, los residentes afectados por la sentencia judicial reclaman en el comunicado “más contundencia al Ayuntamiento” contra esta “mafia que está destrozando el barrio y expulsando a los vecinos”. El próximo 24 de marzo está previsto que se celebre una asamblea para abordar el nuevo escenario.

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.