El top manta es una realidad... ahora también en el mundo de la moda. Tras nueve meses de gestación, este lunes ha visto la luz –de forma real– la marca de “ropa legal hecha por gente ilegal”: Top Manta. A través de una campaña de crowdfunding la asociación pretende recaudar fondos suficientes para “mejorar las condiciones de vida del colectivo de vendedores y vendedoras ambulantes de Barcelona, así como la búsqueda de oportunidades de regularización y de trabajo”.

Hay diferentes formas de colaborar con el proyecto en Goteo.org: comprando una camiseta, una bolsa o una sudadera. No es ropa de imitación. Son seis diseños exclusivos, modernos y minimalistas. Además, en cualquiera de las compras, en el precio se incluirá un agradecimiento y un audiocuento vía Whatsapp, que ha escrito el poeta senelagés Lamine Sarr, miembro del Sindicato de Vendedores Ambulantes.

POEMAS CON RAÍCES

“Son historias que nos contaban nuestras abuelas por la noche”, ha explicado Sarr a Metrópoli Abierta. “Sirven para despertar la conciencia”, ha añadido con nostalgia. Silencio. “Siempre mediante la risa”, ha puntualizado.

Por ahora, han conseguido reunir 3.592 €. El objetivo mínimo fijado es de 20.098 € en un plazo de 40 días. “No nos esperábamos esta gran acogida”, ha detallado emocionado el encargado de la tienda-taller que abrió hace tres meses en el Raval. También se llama Laminé. “Queremos que los compañeros que ahora venden falsificaciones puedan ofrecer productos de su propia marca”, ha confesado a Metrópoli Abierta.

UNA LARGA LUCHA

“Aún queda mucho por hacer, pero seguiremos luchando para cumplir nuestros sueños”, ha relatado Lamine, que hace 10 años que no ve a su familia. La marca Top Manta ha llegado a un acuerdo con PlayGround Do, sección de impacto social del medio, que ha contribuido a dar a conocer la iniciativa asesoramiento.

El colectivo se ha registrado oficialmente como asociación sin ánimo de lucro. Se estima que hay unos 400 manteros viviendo en Barcelona. Con los beneficios obtenidos de este proyecto se podrá regularizar su situación y podrán trabajar de forma digna y legal.