El sector de la restauración y el comercio barcelonés están muy molestos con la gestión de Ada Colau como alcaldesa de Barcelona. Se sienten perjudicados por las políticas municipales, especialmente por su tolerancia con los manteros y las trabas burocráticas que sufren. También por el aumento de la inseguridad. Y la desazón de estos sectores se han visualizado durante el pregón del Gremi de Restauració de Barcelona por las fiestas de Santa Eulàlia. Su pregonero, Lluís Sans, se ha mostrado muy crítico con el gobierno de Colau.

Sans, presidente de l'Associació d'Àmics del Passeig de Gràcia y propietario de la tienda de lujo Santa Eulàlia (fundada en 1841), ha combinado la ironía con un discurso muy directo para expresar su disconformidad con el actual gobierno municipal, representado por Colau, Janet Sanz y Agustí Colom.

“Los empresarios de esta ciudad queremos un Barcelona más próspera e innovadora. Hemos superado los años más duros de la crisis pero el actual mandato se ha confundido de enemigos a los que tenía que combatir”, ha recalcado el pregonero. “Cuando se habla de precariedad laboral, de mercantilización de la ciudad y de voracidad para ocupar el espacio público y sacar un beneficio, no me siento representado ni aludido”, ha añadido.

LOS MANTEROS Y EL MOBILES

Muy crítico con las trabas del gobierno municipal a las terrazas, Sans ha continuado sus ataques a Colau. “Si os libráis de prejuicios y dogmatismos, veréis lo que une a todas las barcelonas”, ha recalcado el presidente de l'Associació d'Amics del Passeig de Gràcia. “Lo que no debería tener sitio en esta ciudad es la ocupación ilegal del espacio público, la venta de falsificaciones y la evasión de impuestos”, ha añadido Sans, quien constantemente ha pedido ayuda divina a Santa Eulàlia.

En su discurso, también ha lamentado que el actual gobierno municipal “se ha olvidado de las políticas de vivienda y de la seguridad de sus ciudadanos”. Y ha cerrado su intervención con una referencia al Mobile World Congress: “¿Cómo la capital mundial de la telefonía móvil puede dar la espalda a las nuevas tecnologías y vetar a Uber y Cabify? Santa Eulàlia cuida de los barceloneses”, ha sentenciado Sans con un punto de ironía que no ha gustado a los representantes del gobierno local.

EL ZAPATO MANCHADO DE JANET SANZ

Durante el discurso de Sans, Colau ha aguantado el chaparrón con una media sonrisa. A su lado estaban el ex alcalde Xavier Trias (PDecat), Carina Mejías (Ciutadans), Alberto Fernández Díaz (PP), Josep Bou (candidato independiente por PP) y Manuel Valls. En un segundo plano estaba Janet Sanz. Su rostro no ocultaba el malestar por el discurso de Sans. Su enfado, además, ha subido de tono cuando un vaso de vino ha manchado sus zapatos. Unos zapatos de ante, nada 'comunes' que intentaba reparar con una servilleta.

Entre los asistentes también estaban otros regidores como Marilén Barceló (Ciutadans), Javier Mulleras (PP), Trini Capadevila (ERC) y Montserrat Ballarín (PSC). También un histórico de los socialistas catalanes, Josep Maria Sala. Y tampoco han faltado algunos famosos como el padre Apeles, Lita Claver y Amparo Moreno.