Llega la época navideña y la fiebre por los regalos se dispara. Y con ello, los problemas para elegir algo original, único, capaz de emocionar o de despertar aquellos recuerdos que se guardan en un rincón de la memoria a la espera de que un olor, un sabor o una mirada los recuperen.

Si es eso lo que se busca, un buen sitio para descubrir regalos originales se encuentra en la calle Comte Borrell, en el local de una antigua zapatería, Calzados Lluch, que en la actualidad acoge a La Moderna Singular. Entrar en el local traslada al visitante a unas decenas de años atrás y despierta recuerdos que muchas veces se creen perdidos para siempre.

La única premisa que se exige para que un producto pueda ser expuesto y vendido en esta original tienda es que se fabrique de manera artesanal. “Aquí tenemos productos que se hacen de la misma manera que hace 60 ó 70 años, que mucha gente cree que ya no se hacen y que se sorprenden cuando ven que aquí los tenemos, con el mismo envase, el mismo olor, hechos como se hacían hace muchos años”. La explicación la da uno de los propietarios del establecimiento, que no quiere convertirse en protagonista y prefiere que se centre la atención en las decenas de productos que ofrece a los clientes.

Objetos casi de culto pueblan las estanterías de la singular tienda / CR
Objetos casi de culto pueblan las estanterías de la singular tienda / CR

Perfumes, colonias, ungüentos, bálsamos, comida, ropa, juguetes, productos de limpieza e higiene, menaje del hogar, curiosidades... Desde viejos sifones con su marca original hasta teteras, de colonias y lociones a chocolate artesanal, de la bolsa de la compra idéntica a las que se usaban hace 50 años a mantecados, de papel higiénico a cámaras fotográficas de juguete. Cientos de productos artesanales que difícilmente se pueden encontrar en otros comercios se acumulan en las estanterías de la tienda singular.

PÚBLICO JOVEN

Uno puede caer en la tentación de pensar que La Moderna Singular se dirige a un público mayor o a amantes de los kistch. Nada más lejos de la realidad. “Al principio sí venía sobre todo gente mayor, que encontraba aquí el perfume o le maquillaje que usaba en sus tiempos y que perdió de vista con el paso de los años. Pero poco a poco el cliente ha ido rejuveneciendo. Algunos vienen buscando aquel producto cuyo olor le recuerda al de la abuela, o la fragancia de la loción del afeitado del abuelo. O aquel perfume que creía desaparecido pero que se sigue fabricando en pequeñas cantidades y vendiendo en pequeñas tiendas de productos artesanales. O antiguos ungüentos que se usaban como remedios a determinadas dolencias. Ese tipo productos se pueden encontrar aquí”.

La vitrina recoge objetos únicos de juguetes de hojalata de antaño / CR
La vitrina recoge objetos únicos de juguetes de hojalata de antaño / CR

Casi todos ellos están en las estanterías de La Moderna Singular, estantes tan viejos, pero perfectamente conservados, como los productos que atesoran. “La tienda está exactamente igual que cuando era la zapatería Lluch, que estuvo aquí durante más de cien años. Cuando entramos por primera vez, nos enamoramos del local, de su ambiente, de su estilo, de lo bien conservado que estaba. Y hemos sido fieles a su historia”.

EXPOSICIÓN

Amantes de los juguetes antiguos, los propietarios del comercio han reservado un rincón de la tienda para que amigos y clientes expongan antiguos juguetes de latón, en perfecto estado de conservación, solo para auténticos amantes de unas piezas artesanales, históricas, únicas e irrepetibles. Juguetes que ya no se fabrican y que solo se conservan gracias a que sus propietarios los han conservado en perfecto estado con todo el cariño del mundo.

También se pueden encontrar juguetes que triunfaron entre los niños antes de quedar obsoletos y, con suerte, olvidados en un armario. Su recuperación es cuestión de paciencia y habilidad. “Tenemos algunos Cine Exin que hemos ido encontrando. Y los reparamos con piezas originales, haciendo de dos juguetes uno reparado, ya que las piezas no se hacen. Pero sigue habiendo mucho interés. De hecho, tenemos varias reservas para cuando consigamos más”.

Muchos de los objetos no se encuentran en otros sitios / CR
Muchos de los objetos no se encuentran en otros sitios / CR

También cuentan con algún proyector de juguete anterior al Cine Exin, como el proyector Nic, con sus propias películas; o con varios rollos de papel higiénico de marcas que copiaban con descaro la referencia de la época, El Elefante, con nombres como El Avestruz, La Pantera o el Mirlo.

Incluso el teléfono con el que atienden las llamadas procede del siglo XX, con su rueda para marcar los números, sin memoria, ni pantalla, ni agenda, ni rellamada, ni whatsapp... Solo un ordenador de última generación rompe la norma de La Moderna Singular. A veces, la eficiencia obliga.

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.