ARCHIVADO EN:

Si hay una época del año en la que los comerciantes confían para mejorar las cuentas es la navideña. Los regalos previos a las fiestas y el inicio de las rebajas supone un buen pellizco para ellos y son conscientes de que el ambiente en la calle es una buena baza a su favor.

Por eso, son extraordinariamente críticos con la actitud del Ayuntamiento respecto a las luces navideñas. Desde que Ada Colau accedió a la alcaldía se han encontrado con una rotunda negativa a darle a este asunto la atención que, según ellos, merece. Y eso que la alcaldesa anunció que el encendido de las luces de este año iba a ser un pequeño homenaje a los fallecidos y heridos en los terribles atentados del mes de agosto en las Ramblas y en Cambrils.

Las críticas llegan sobre todo desde asociación de comerciantes Barcelona Oberta, que agrupa a los ejes comerciales más importantes de la ciudad y que considera que desde el Ayuntamiento no se han cumplido los compromisos de mejorar la iluminación navideña.

Nuria Paricio, directora de Barcelona Oberta, asegura que “no se ha hecho nada desde la época de Hereu. Entonces se optó por potenciar tanto los ejes comerciales como las llamadas calles de ciudad, aquellas que no siendo ejes comerciales son importantes, como la Gran Vía o Balmes, entre otras. Pero ahora eso se ha vuelto a olvidar”.

EL EJEMPLO DE MÁLAGA

Y pone como ejemplo de lo que hay que hacer “el espectacular encendido de luces que se hizo en Málaga, por ejemplo, que atrajo a miles de personas. Eso se hace en muchas ciudades europeas y son focos de atracción de niños y mayores. El Ayuntamiento argumenta que es por una cuestión de sostenibilidad, pero hoy en día hay bombillas led que apenas gastan. Barcelona debería hacer un encendido de luces que fuese capaz de atraer a miles de personas”.

El encendido de las luces de Navidad en Málaga atrajo a miles de personas / Keyframe (youtube)
El encendido de las luces de Navidad en Málaga atrajo a miles de personas Keyframe (Youtube)

Nuria Paricio considera que el Ayuntamiento puede mirar la evolución que se ha producido en la fiesta de fin de año que se hace en la avenida Maria Cristina: “Empezó siendo poca coas, pero ahora atrae a miles de personas. Lo mismo puede suceder si se hace un encendido de las luces que tenga repercusión internacional y que atraiga a mucha gente”.

Desde Barcelona Oberta se critica que “desde hace años que la iluminación en la Gran Vía, por ejemplo, es la misma, no se ha cambiado nada. Y es una iluminación muy poco atractiva. Y lo mismo pasa en algunos de los ejes comerciales más importantes”.

La asociación mantiene sus conversaciones con el Ayuntamiento y hace propuestas para que la situación mejore en próximas ediciones, aunque no parecen muy optimistas. “Nosotros seguimos hablando con ellos y haciendo propuestas, pero ellos se cierran en banda en el tema de la sostenibilidad, pero incluso para eso hay medidas muy eficientes. Además, hay que tener en cuenta que el coste de las luces de Navidad lo asumen a medias el Ayuntamiento y los comerciantes. Pero ellos dice que ese tema no se toca”.