ARCHIVADO EN:

La cadena alemana de supermercados, Lidl, dejará de ofrecer bolsas de plástico en sus 550 tiendas de España. Ni pagando ni gratis. No será posible tampoco en Barcelona donde la medida se implementará en los próximos meses. Así lo ha anunciado el director general de la cadena en España, Claus Grande, confesando que con esta medida dejarán de ingresar 1,5 millones de euros al año.

En su lugar ofrecerán bolsas de papel y de rafia, de dos tamaños diferentes. Cuando la medida se vaya incorporando, el cliente solo podrá hacerse con una bolsa de rafia, de múltiples usos y fabricada con plástico reciclado –que se venderá a 50 céntimos– o unas nuevas de papel.

Donde sí que permanecerá el plástico es en la sección de productos a granel, es decir, para las frutas y las verduras. Según Grande, actualmente Lidl vende en España 100 millones de bolsas al año, a entre 5 y 10 céntimos, por eso se han marcado como objetivo “reducir aún más el uso de plástico en las tiendas” con otras medidas que aún no han desvelado.

Recientemente, el Gobierno anunció un real decreto que prohíbe regalar las bolsas de plástico a partir del 1 de julio y fijó el 1 de enero de 2021 como fecha límite para la prohibición total de las bolsas de hasta 50 micras de espesor. Según las cifras proporcionadas, cada español usa unas 144 bolsas de plástico al año. Su vida útil apenas sobrepasa los 12 minutos y tarda entre 100 y 500 años en descomponerse por completo, dependiendo del grosor.

Grande ha recalcado que apenas un 10 % de esas bolsas se reciclan, y el resto, en muchos casos, acaban en el mar, provocando fuertes problemas medioambientales. Así, España se suma a una medida que la cadena ya ha impulsado en Francia y Alemania, y que, según él, un 90 % de los clientes apoyan la medida para alejar a los plásticos de nuestras vidas.