"La voluntad del gobierno municipal es apostar por un modelo propio de restauración que sea de calidad, proximidad, excelencia y sostenibilidad", ha señalado la concejal de Comercio y Mercados, Montserrat Ballarín. Para ello, el Ayuntamiento considera prioritaria la elaboración de un estudio sobre la situación del comercio durante el 2016 que permita medir el pulso del sector de forma objetiva.

La finalidad del análisis, encargado a Mercabarna, es la de redefinir las nuevas prioridades de actuación municipal para mejorar el estado del comercio barcelonés durante este 2017.
 "Este estudio nos aportará un gran valor añadido al definir políticas públicas a desarrollar, ya que permitirá contar con una información muy precisa sobre el sector", ha concluido Ballarín remarcando la urgencia de tantear la situación del comercio en la capital catalana.  

MODELO DE ESTIMACIÓN DEL SECTOR

Concretamente, este estudio pretende construir un modelo de estimación de la restauración en Barcelona con información sobre su dimensión, tendencias en ventas y tráfico y tipología de consumidor, según ha informado el consistorio.

El gobierno municipal prevé contar con el estudio para el primer trimestre de este año. Una vez dispongan de los primeros datos reales sobre la situación de la restauración, el consistorio empezará a trabajar en las acciones incluidas en la ya aprobada Medida de Gobierno de Apoyo e Impulso a la Restauración.