ARCHIVADO EN:

El Ingenio es otro negocio centenario que baja la persiana definitivamente. Famosa tienda de cabezudos, máscaras y artículos circenses que ya no se verán en el número 6 de la calle Rauric y se venderán en el Rei de la Màgia de la calle Princesa. “Hemos adquirido moldes de otro taller, como Artesanía Popular. Tenemos 40 cabezudos y 50 caballos de cartón piedra con los que seguiremos creando personajes de serie y venderemos”, asegura Pau Martínez, inquilino de ‘El ingenio’.

Desde que abrió su línea de mercado a la venta de estatuas para espectáculos después de unos cuantos vaivenes entre distintos propietarios, El Ingenio, de despide este mes de la ciudad. Rosa Cardona, dueña actual del local, junto con el Rei de la Màgia no ha llegado a un acuerdo con el inquilino para “revisar o adecuar temporalmente las condiciones económicas pactadas”, según explica Pau Martínez, el encargado de la tienda y último inquilino. Un desacuerdo que se suma a la rehabilitación de la finca que se prevé ejecutar en los próximos meses. Por ello, “no hemos tenido más remedio que cerrar”, lamentan quienes continuarán con el negocio vía online y en la calle Princesa.

El Ingenio
Cierre de 'El Ingenio', tienda centenaria del Gòtic / AROA ORTEGA

Por otro lado, Martínez, implora la falta de protección institucional que padecen los establecimientos centenarios de la ciudad de Barcelona, un déficit que dificulta el sostenimiento de algunas actividades comerciales emblemáticas del Gòtic.

En los próximos días, Martínez, se centra en la organización de un festival de magia que se celebrará entre los días 29 y 31 de diciembre en el Teatre Museu Rei de la Màgia de la calle Jonqueras.

Desde el 1 de enero de 2015, la Ley de Arrendamiento Urbano marcaba el final el plazo máximo de los contratos antiguos de alquiler de locales y el 1 agosto de 2017, la ley de comercio de Catalunya tampoco precisó nada relativo a los comercios centenarios de la ciudad. La misma norma que señala a los gobiernos locales como responsables de apoyar todo lo que no recoge la ley comercial catalana. Sin embargo, cada vez más comercios centenarios se ven en la tesitura de reinventarse o poner fin a su fuente de ingresos.

El Kamerino de l´Enginy
Entrada de El Kamerino de l´Enginy / AROA ORTEGA

EL KAMERINO, LA LUZ DEL INGENIO

Cerrado El ingenio, METRÓPOLI ABIERTA se encuentra por la mañana con Xavier Palet subido a una escalera limpiando el frontal de la puerta del emblemático local. Desde hace dos años, este artista empurdanès rescató el material original de ‘El ingenio’ y se llevó parte del tesoro pop up de los años 20´, 30’ y 40’ hasta el Instituto Cervantes de Dublín donde se metió al público en el bolsillo con una conferencia teatralizada acompañada de música y elementos visuales con el título ‘El arte de la fiesta y el teatro de la calle’.

Lo que comenzó siendo un encargo de Rosa Cardona, propietaria de El ingenio, para hacer el inventario del stock más antiguo de la tienda, es un 'caramelo' de exposición que ahora Xavier ha sabido darle vida.

Artículos de fiesta. Kamerino de l´Enginy
Artículos de fiesta de los años 30´y 40' / AROA ORTEGA

Plumeritos, máscaras de cartón piedra, matasuegras, abanicos de plumas, cornetas, matracas y gafas con bigote, artilugios de broma, cromos, complementos de indumentaria (hoy vintage), farolillos japoneses de los años 30´y 40´, sonajeros de hojalata, panderetas pintadas a mano y decenas de objetos festivos son algunos de los artículos que Palet restaura y ofrece a la venta justo al lado de El Ingenio. “Las máscaras y las gafas con bigote son característicos del teatro de calle de los años 70’ que inspiraron a La Fura dels Baus en sus comienzos”, destaca el artista.

Kamerino. Gafas de cartón piedra
Gafas de cartón piedra de El Kamerino / AROA ORTEGA

El futuro del proyecto Kamerino de l´Enginy está por ver. Xavier también lamenta el cierre de El Ingenio, cuenta “quizás porque no han adaptado la actividad comercial a la demanda de hoy”. El artista mantiene contacto con la administración municipal y de distrito con el objetivo de conseguir un espacio más amplio para Kamerino. El encanto del local actual es inédito pero “hay muchas humedades que perjudican el material”, refiriéndose a todo el stock guardado en el interior de la tienda. No obstante, Xavier, insaciable restaurador, ha recuperado las etiquetas originales de este negocio y les ha dado vida nueva para empaquetar los pedidos a medida. El artista intenta que el distrito o el ayuntamiento cedan un espacio habilitado para trasladar todo el material fechado de principios del siglo XX y continuar trabajando. Tarea ardua y demasiado burocrática que no da frutos tras un año de reuniones, por lo que no descarta el apoyo privado. Incluso, no excluye realizar una exposición itinerante en Barcelona para dar a conocer la riqueza artística y festiva de este material tan preciado en Dublín y Londres, donde la gente lo ha valorado tanto.

Obsequios de El Kamerino
Cajas con el sello original de 'El Ingenio' / AO

Xavier habla de devolver la vida a la “poesía que materializan” estos artificios históricos que compran coleccionistas o clientes que desde hace décadas apuestan por un paquete de bromas elegidas a granel para sorprender a sus invitados en estas fiestas. METRÓPOLI ABIERTA ha coincidido con la visita de un cliente que repite año y compra “cosas únicas y muy trabajadas que ya no encuentras en ningún lugar”. Con esta afirmación y contento, se despedía Juan, un cliente que acude al Kamerino con ansias de sorprenderse con material que solo Xavier resucita del mítico El Ingenio.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.