La asociación de comercios Barcelona Oberta ha advertido de la pérdida de ingresos que sufrirán los negocios de la Ciudad Condal tras el cierre de los establecimientos barceloneses los días no laborables previo y posterior al certamen.

Durante la celebración de este congreso se estima que la capital catalana va a recibir a más de 100.000 personas que verán limitadas sus opciones de compra. En palabras de Gabriel Jené, presidente de la asociación Barcelona Oberta, esta imagen “no es ningún símbolo de bienvenida a los congresistas” y añade que si se quiere “estar a la altura de las grandes ciudades del 'shopping' mundial”, el cierre de establecimientos es inconcebible.

TRANSPORTE INSUFICIENTE

Por otra parte, desde la asociación de comerciantes se ha criticado la falta de opciones de transporte para desplazarse al centro de Barcelona que encontrarán los asistentes al Mobile World Congress. Los congresistas y demás visitantes verán limitadas sus posibilidades al quedar descartada la opción de las VTC y sufriendo complicaciones en la red de metro de la ciudad hasta el jueves por las jornadas de huelga que han sido convocadas.

Pese a que la entidad defiende el certamen como una “plataforma de unión entre los agentes económicos y sociales de la ciudad”, la imposibilidad de apertura de comercios los domingos y la dificultad de desplazamiento de los asistentes supondrá una problemática en una semana tan destacada para Barcelona.