La futura gobernabilidad de Barcelona preocupa a todos ámbitos de la sociedad barcelonesa. El mundo económico no es una excepción. Este miércoles, el Gremi de Restauració y Barcelona Oberta, unión de ejes comerciales turísticos de la ciudad, homenajearon a los concejales que abandonarán el consistorio, en un desayuno presidido por un ambiente muy relajado y conciliador. Entre bastidores, en cambio, inquietaba una posible reelección de Ada Colau.

“Barcelona no soportaría cuatro años más de Colau en la alcaldía”, expresaba una comerciante. “Lo hemos pasado muy mal con Colau porque solo hemos encontrado trabas y muy poca voluntad negociadora”, añadía la misma fuente. Su opinión era compartida por otros sectores presentes relacionados con el turismo y la restauración.

SUSPENDEN LA GESTIÓN DE COLAU

En Barcelona Oberta, por ejemplo, se han mostrado muy críticos en los últimos años con la permisividad del gobierno de Colau con el top manta. También han cuestionado la moratoria hotelera y el discurso ideológico de los comuns. Y piden una liberalización del comercio en una ciudad que es la segunda preferida (detrás de Londres) por los europeos para el shopping turístico. En una entrevista concedida a Metrópoli Abierta, la directora de Barcelona Oberta, Nuria Paricio, declaró: “El Ayuntamiento genera turismofobia”.

El Gremi de Restauració, por su parte, se ha mostrado muy crítico con la política antiterrazas de Colau, censurando su reducción y la consiguiente pérdida de puestos de trabajo. Según los datos que maneja el gremio, en Joan de Borbó se ha reducido el 22% de las terrazas y en la Rambla, el 24%.

Durante sus intervenciones, los concejales que cierran su etapa en el ayuntamiento han optado por glosar algunas anécdotas y rebajar tensiones. Alberto Fernández Díaz, presidente del PP en Barcelona, no obstante, ha dicho: "Después del terremoto y la réplica, igual llega el tsunami".