Oriol Bohigas, junto con Ada Colau, en el Ayuntamiento / EFE - QUIQUE GARCÍA
Oriol Bohigas, junto con Ada Colau, en el Ayuntamiento / EFE - QUIQUE GARCÍA

Colau sobre Bohigas: "Lideró el mejor urbanismo democrático"

Collboni afirma que el arquitecto fue un visionario que transformó la Barcelona moderna

Jordi Subirana
Periodista de Metrópoli Abierta
Actualizado: 01/12/2021 11:53 h.

La muerte de Oriol Bohigas, el arquitecto que encabezó la transformación de Barcelona en los años 80 y abrió la ciudad al mar, ha comportado numerosas reacciones a nivel político y social. Para Ada Colau, Bohigas "lideró el urbanismo democrático de Barcelona".

Con Bohigas, ha dicho la alcaldesa en declaraciones a los medios, Barcelona "pasó del gris del franquismo a la luz de la democracia". Según la primera edil de la ciudad, Bohigas fue "un hombre excepcional, humanista, visionario, moderno y avanzado a su tiempo".

"Barcelona le recuerda hoy con profundo respeto y gratitud", ha añadido Colau, para quien Bohigas practicó "un urbanismo humanista del bien común que ponía a las personas en el centro, dignificó los barrios de la periferia, saneó el centro de la ciudad y recuperó el mar para la ciudad".

ARQUITECTO DE ARQUITECTOS

También el primer teniente de alcaldía, el socialista Jaume Collboni, ha mostrado su pesar por la muerte de Bohigas. "Nos ha dejado Oriol Bohigas, urbanista, visionario, arquitecto de arquitectos y uno de los responsables del proceso de modernización de Barcelona. Maestro provocador y ejecutor de los proyectos más transformadores de la ciudad". 

El exalcalde Xavier Trias​ ha subrayado que se va el padre de la Barcelona moderna y de su urbanismo de calidad de referencia mundial". En un mensaje en Twitter, Trias ha recordado a Bohigas como "maestro de los arquitectos, buen ensayista y persona inquieta y provocadora en debates que han hecho avanzar a la ciudad".

SU HUELLA EN BARCELONA

Nacido en 1925, la huella de Bohigas en Barcelona queda para las generaciones venideras en la planificación de la Vila Olímpica y del Port Olímpic, el museo del Disseny Hub (en Glòries), destacados bloques de viviendas en las calles de Pallars y la Meridiana, la Escola Thau, la Universitat Pompeu Fabra, la comisaría de Mossos de plaza de Espanya, los parques de la Creueta del Coll y del Escorxador, el edificio de RBA y algunas plazas duras de Barcelona, como la pionera de los Països Catalans (frente a la estación de Sants) por la que recibió el premio FAD de arquitectura en 1984.

UN LÓNGEVO DESPACHO CON 70 AÑOS DE TRAYECTORIA

Bohigas se licenció en arquitectura en 1951, y ese mismo año abrió un despacho profesional, MBM, con Josep Martorell. En 1963, a Bohigas y Martorell se les unió David Mackay. Actualmente el despacho cuenta también como socios como Francesc Gual y Oriol Capdvila. Arquitecto de corte racionalista, Bohigas admiraba a Le Corbusier y Mies van der Rohe, entre otros arquitectos, y recogió la herencia del GATCPAC, el movimiento arquitectónico vanguardista catalán de los años 30.

Durante los años 80, cuando Barcelona aspiraba, todavía en la lejanía, a albergar unos Juegos Olímpicos, Bohigas fue delegado de Urbanismo del Ayuntamiento, entre 1980 y 1984. En una Barcelona gris, heredada del franquismo, Bohigas se propuso dotar los barrios de equipamientos e infraestructuras. Dignificó Ciutat Vella Nou Narris y abrió escuelas públicas en el centro de la ciudad. En el Ayuntamiento, Bohigas coincidió con Josep Anton Acebillo, otro de los artífices de la transformación de Barcelona hace 40 años. Hace unos meses Metrópoli publicó una entrevista con Acebillo.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.