Pequeño, pero matón. Así lo percibían sus clientes habituales. Y así quedará en la memoria de los vecinos de la calle Progrés, la mejor decorada en las fiestas de Gràcia de este agosto. La Maceta, el icónico bar musical ecléctico y cumplidor, cierra sus puertas para siempre. Su dueño, Jef, lo ha anunciado este martes sin preaviso: “Fueron más de seis años de fiesta y, sobre todo, de buena música”. “Os quiero a todos…”, ha puntualizado a través de las redes sociales.

La Maceta –en sus relativamente pocos años de vida– se había convertido en todo un referente para el barrio. Programaba desde jam sessions de funk, soul y R&B a monólogos de comedia, así como conciertos de rumba, salsa, rock e incluso noches de karaoke apto para todas las voces y niveles.

NOCHES DE FORRÓ BRASILEÑO 

Sin embargo, si hay un colectivo que llorará su pérdida en especial es el brasileño. Los amantes del forró de Cabra Xaxado se quedan huérfanos. Cada quince días los más devotos asistían religiosamente a la cita para bailar bien pegados y sudar con música en vivo de gran calidad. Y los menos melómanos han disfrutado del espacio jugando al futbolín, al pinball o simplemente tomando unas cañas en la barra.

Y si algo no ha faltado durante estos años de actividad es el buen rollo en un ambiente sano y familiar. Además, el bar ha lucido músculo durante las fiestas de Gràcia, abriendo sus puertas hasta las 3 de la madrugada y participando en los concursos de decorado. También en fin de año se han montado buenas fiestas en La Maceta, “un bar creado por músicos para músicos”.

Su cierre coincide con el de otro espacio auténtico y gamberro en el Gòtic. Sor Rita se despedía de sus feligreses hace justo un mes. En este caso, tal y como adelantó este medio, no pudieron hacer frente a la compra de un fondo inmobiliario que se negó a renovarles el contrato de alquiler que les venció en agosto de este año.