Aviones que cruzan el cielo fundido a negro. Nubes, pájaros, insectos: también atraviesan. El mar simula ser un telón de fondo, con las luces de Barcelona parpadeando, y la Luna –como si fuera un faro– alumbra la superficie del agua. La noche trae consigo el silencio. Y en este contexto, el Observatorio Fabra da el pistoletazo de salida a la decimosexta edición de Cenas con Estrellas con un menú y unas visitas de ensueño. La cena veraniega –que se podrá disfrutar hasta el 6 de octubre– incluye ciencia a la plancha y guarnición de estrellas. Todo ello maridado con una visita guiada a las entrañas del cuarto observatorio más antiguo del mundo.

Coincidiendo con el 50 aniversario de la llegada del hombre a la Luna, el chef Miquel Guimerà presenta unos entrantes creados por el Culinary Institut of Barcelona que se inspiran en la dieta de los primeros astronautas. Una galleta envasada, con una crema de queso dentro de un envase parecido al de una pasta de dientes, y tiras de bacon frito, por ejemplo.

MENÚS DE ALTO NIVEL EN EL OBSERVATORIO FABRA

De martes a domingo se ofrecerán menús de alto nivel, pero esta original propuesta se podrá degustar solo el próximo 20 de julio, coincidiendo con el aniversario del hito histórico. Durante esta efeméride, Rafael Clemente, uno de los máximos expertos en la misión Apolo 11, impartirá una conferencia recordando el tratamiento informativo de los medios estadounidenses. “China tiene la probabilidad de ser el tercer país en pisar la Luna”, explica en la inauguración recalcando el objetivo del país comunista marcado para 2030.

El telescopio centenario en el interior del Observatorio Fabra / P. B.
El telescopio centenario en el interior del Observatorio Fabra / P. B.

No obstante, recuerda, el presidente Donald Trump “ha puesto sobre la mesa mil millones de euros para materializar su regreso en 2024”. Si se diera el caso, volvería a marcar la diferencia tal como hizo en su momento con la Unión Soviética. La misión espacial Apolo 11 marcó el inicio de la era digital. “El ordenador integraba circuitos que hoy están presentes en nuestros dispositivos”, sorprende Clemente.

CENA EN UN AMBIENTE IDÍLICO

En la terraza, el público degusta el menú con platos adaptados a cualquier necesidad personal: vegetarianos, alergias o intolerancias, e incluso con opciones para los más pequeños de la casa. El lugar es idílico. La iluminación, la música que mece las conversaciones, la atención del personal y las vistas. Sobre todo, las privilegiadas vistas.

Atardecer en Barcelona desde el Observatorio Fabra / P. B.
Atardecer en Barcelona desde el Observatorio Fabra / P. B.

Esta propuesta producida por Sternalia e impulsada por La Caixa, en el marco del programa de divulgación científica de la Reial Acadèmia de Ciències i Arts de Barcelona (RACAB), es un éxito en la ciudad: en los últimos 15 años más de 10.000 personas han asistido a esta actividad divulgativa que combina gastronomía, astronomía e historia en un ambiente romántico. Entre otros conferenciantes, asistirán Jaume Mas, Joan Anton Català y Quique Herrero.

Como guinda del pastel, los presentes pueden descubrir después del postre qué hay en el interior del mítico edificio cuya cúpula reconoce cualquier barcelonés. Un guía acompaña a los comensales con una visita comentada al interior del edificio y al museo. El culmen llega con la observación astronómica a través del telescopio centenario, uno de los más antiguos y grandes de Europa y que todavía funciona. La velada se convierte en el sueño de una noche de verano, como tildaría William Shakespeare. Y, al día siguiente, vuelta a la normalidad: como si nada hubiera pasado, pero con un increíble –y nuevo– sabor de boca.