Edificio modernista de Casaramona, una fábrica modélica a los pies de Montjuïc / INMA SANTOS
Edificio modernista de Casaramona, una fábrica modélica a los pies de Montjuïc / INMA SANTOS

Casaramona, una fábrica modélica a los pies de Montjuïc

Puig i Cadafalch proyectó un edificio modernista dotado de calles internas y dos depósitos de agua en forma de torres para prevenir incendios

Periodista

A principios del siglo XX, Casimir Casaramona Puigcercós, industrial algodonero especializado en la confección de mantas y toallas, andaba preocupado por su negocio. Su fábrica había sufrido un grave incendio y necesitaba un nuevo edificio para sustituirla y seguir produciendo.

No le valía cualquier cosa, por eso, le encargó el proyecto a Josep Puig i Cadafalch, destacado arquitecto del modernismo catalán, que diseñó una fábrica modélica a los pies de la montaña de Montjuïc: una construcción horizontal formada por un conjunto de naves de una sola planta ideal para facilitar el traslado de mercancías mediante un sistema de calles internas que a la vez también servían de cortafuegos. Para reforzar la seguridad contra los incendios, dotó la construcción de dos torres, una a cada extremo, que servían como depósitos de agua y eran de los más modernos de la época. Casaramona no ha conservado ninguna chimenea porque jamás la tuvo: fue una de las primeras en funcionar con energía eléctrica.

ARQUITECTURA MODERNISTA

Estéticamente, el resultado fue ejemplo de arquitectura industrial modernista con sus características bóvedas catalanas. Toda la construcción se hizo con ladrillo, dejando la cerámica, la piedra artificial y el hierro forjado solo para embellecer (sin sobrecargar) el conjunto, como el mosaico policromado con el nombre del propietario o el remate de forja que corona una de las dos torres.

Puig i Cadafalch tuvo especial cuidado de la iluminación. Para ello, abrió grandes ventanales y se elevaron los techos para inundar de luz y de aire las instalaciones, pensando en la salud de sus trabajadores.

UNO DE LOS PRIMEROS EDIFICIOS DE MONTJUÏCH

El edificio se inauguró en 1913 y recibió el primer premio del Concurso anual de edificios artísticos del Ayuntamiento de Barcelona de 1912. Pero la empresa quebró y cerró en 1920. Sus naves sirvieron como almacenes de la Exposición Internacional de 1929.  En 1940 se transformó en las caballerizas de la Policía Nacional y también alojó el parque móvil del cuerpo policial hasta 1992. Seis años después se iniciaron las obras de rehabilitación que permitieron recuperar su aspecto original y, desde 2002 aloja el CaixaForum.

Curiosidades: Fue uno de los primeros edificios que se levantaron en Montjuïc, aunque quedó escondida detrás de las nuevas construcciones posteriores.

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.