Fachada de la casa Margenat de Sarrià / INMA SANTOS
Fachada de la casa Margenat de Sarrià / INMA SANTOS

Can Margenat: el recuerdo de una casa señorial

Construida en el siglo XVI y reformada en el XIX por Joan Carpinell, es una de las casas más antiguas de Sarrià pero el paso del tiempo no ha borrado del todo su aire gótico-renacentista

Guardar
Periodista
Actualizado: 24/06/2022 00:22 h.

En la confluencia de la calle Major de Sarrià (número 97) con la plaza de Sarrià, resiste al paso de los siglos una de las casas más antiguas de Sarrià: Can Margenat. Fue construida en el siglo XVI por la familia Sala, aunque su aspecto actual es fruto de varias reformas más actuales. La primera se llevó a cabo en 1881, después de la separación y derribo de una licorería colindante con el lateral izquierdo de la casa aspecto actual es fruto de una reforma más actual llevada a cabo en 1881.

La fachada, de sillares de piedra, conserva algunos ventanales con molduras gótico-renacentistas y se caracteriza por su balcón central con barandilla de piedra y por su galería superior con pequeños arcos de medio punto. Todo ello, al abrigo de un enorme alero de madera trabajada.

EXPROPIACIÓN Y DERRIBO

A finales del siglo pasado, la expropiación y derribo de dos antiguas casas contiguas dejó al descubierto la fachada norte de Can Margenat, la que actualmente da a la iglesia de Sant Vicenç, que fue rehabilitada siguiendo el estilo gótico en alguno de sus elementos.

Algunos vecinos del barrio recuerdan aún recuerdan que en la planta baja de una de esas casas hoy desaparecidas, había una granja La Catalana… De las de toda la vida. En la parte trasera de la casa, un portal comunica directamente con la plaza del Consell de la Vila.

DE UNA FAMILIA, A OTRA

Esta casa señorial poseía gran cantidad de viñas en la parte de Sarrià y fue propiedad de la familia Anglí. Esta formaba parte de la aristocracia de Barcelona y se lucró en el siglo XVIII con el comercio de ultramar entre España y América. Ya entrado el siglo XIX, la finca pasó a manos de la familia Margenat, emparentada con la anterior y con la nobleza.

Actualmente, la planta baja está ocupada por el restaurante Santamasa: “Cocina mediterránea, fresca y sin pretensiones”, reza en su web. Gastronomía sencilla servida en un local con mucho encanto: por dentro está repleto de rincones acogedores en una decoración de estilo industrial y por fuera, mantiene el aspecto de casa señorial con pinceladas gótico-renacentistas.

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.