Fachada de la antigua fábrica de jabones Can Benito Ferrer / INMA SANTOS
Fachada de la antigua fábrica de jabones Can Benito Ferrer / INMA SANTOS

Can Benito Ferrer: olor a recién lavado

La rehabilitada fachada del número 147 de Gran de la Sagrera recuerda una época en la que el barrio concentró un importante núcleo jabonero

Guardar
Periodista

“Fábrica de Jabones” anuncian las letras color crema en la fachada del número 147 de la calle Gran de Sant Andreu desde que finalizó su reforma, a cargo del arquitecto José Luis Muñoz Díaz, en junio de 2020.

La rehabilitación de la fachada, llevada a cabo durante la pandemia, cogió por sorpresa a los vecinos tras levantarse las restricciones. De repente, un viejo recuerdo decadente volvió a surgir de las cenizas a todo color haciendo visibles aquellas letras ilegibles, restos de un antiguo rótulo bajo los balcones del primer piso de Can Benito Ferrer.

COMPETENCIA DE MARSELLA

Los Ferrer ya eran jaboneros en la Sagrera desde antes de 1882. Benito Ferrer Xiró era el patriarca de una empresa que superó el paso de los años con diferentes nombres, como Benito Ferrer, Sucesores de Benito Ferrer, Viuda de Benito Ferrer... Esta empresa jabonera producía diferentes marcas conocidas como el famoso jabón de coco Elefante Blanco. Pero esta fue solo una de la más de media docena de empresas jaboneras ubicadas en este barrio.

Desde 1879, primero Sant Martí de Provençals y más tarde la Sagrera, se convirtieron en un núcleo jabonero de primer orden capaz de competir con otros lugares europeos como Marsella. Y todo ello, gracias gracias a las empresas y pequeños artesanos de gran parte de las jabonerías de Ciutat Vella que, en el siglo XIX, fueron obligadas a abandonar Barcelona por ser nocivas para la salud. Así fue como estos dos barrios de Sant Martí se fueron llenando de fábricas de jabón y de lejía.   

FÁBRICA VECINA

De hecho, conviene ir con cuidado y no confundir la fábrica de Benito Ferrer, tan resplandeciente con sus colores teja y crema, con otra fábrica importante de la época, instalada apenas unos metros más allá, en la misma calle, y de la que ya no queda ni rastro: Bautista Ferré. En esta zona de la ciudad se llegaron a concentrar una docena de estas industrias como Jabones Barangé, fundada en 1863, que fue la primera en introducir detergentes en Cataluña. O Emili Cànovas (Sagrera,233), que elaboraba y vendía jabones, escamas y lejía…

--

Descubre más curiosidades y rincones de Barcelona en la cuenta de Instagram @inmasantosherrera [link directo]

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.