Imágenes selectivas de la transformación del barrio de la Mina / METRÓPOLI
Imágenes selectivas de la transformación del barrio de la Mina / METRÓPOLI

Un repaso a la historia del barrio de la Mina

La exposición fotográfica, en el marco de la Semana Cultural, muestra el desarrollo de un barrio siempre apartado

Guardar
Angela Vázquez
Redactora de Metrópoli Abierta
Actualizado: 20/10/2021 23:12 h.

De destartaladas barracas a altos edificios de varios pisos. De pocas familias a miles de personas instaladas. El barrio de La Mina de Sant Adrià de Besòs lleva años sufriendo constantes transformaciones y ha sido testigo de numerosas reivindicaciones sociales y educativas. Josep Maria Monferrer, educador y activista de la Mina desde hace muchos años, ha querido reflejar estas luchas en la exposición fotográfica que tuvo lugar este martes en la Biblioteca Font de la Mina.

Decenas de vecinos y vecinas se congregaron en la sala de exposiciones para deleitarse con la historia de su barrio. "Recordamos muy bien las barracas donde vivíamos", comenta a Metrópoli una vecina. "Los problemas de ahora no son los mismos de antes, pero realmente hay muchos". Monferrer empezaba así la visita por la muestra de fotografías que revelaban detalles hasta ahora desconocidos de Sant Adrià.

UN RÍO BESÒS DIVIDIDO EN DOS

La frontera interna que supone el río Besòs y que actualmente divide los barrios de Sant Adrià no ha sido siempre así. De hecho, hasta finales del siglo XVII, lo que separaba el río era el municipio adrianense de Sant Martí. Sin embargo, una gran entrada de agua hizo que el Besòs crease dos brazos: el Besòs "viejo" y el "nuevo". Al desaparecer el "viejo", el "nuevo" supuso esta división interna hoy tan característica.

Por otra parte, el margen derecho del río se convirtió, poco a poco, en una zona agrícola con muchas casas de labradores. A causa de las "minas de agua", a la zona se la conoce como el barrio de la Mina.

UN BARRIO EDUCADOR

Entre las anécdotas de barrio, Monferrer destaca las educativas. Él fue el director de la primera escuela que se edificó y aún hoy sigue creyendo firmemente en una educación "para todos". "¿Tú crees que a unos niños que vienen de un ambiente complicado en sus casas les va a interesar aprenderse el paleolítico? Hay que enseñar la historia adaptada". Josep María defiende el ideario de Paulo Freire y la "pedagogía del oprimido". "Si les preguntaba cuándo era su cumpleaños, se aprendían los meses del año. Si les preguntaba de dónde venían sus padres, se aprendían las comunidades autónomas". 

Josep María Monferrer presenta la exposición de imágenes de la Mina / METRÓPOLI
Josep María Monferrer presenta la exposición de imágenes de la Mina / METRÓPOLI 

Los escolapios iniciaron esta pedagogía activa y participativa cuando la Mina aún no existía y solo había barracas en el Camp de la Bota. Josep Maria fue todo un referente en esta misión, hasta el punto de que el año pasado le concedieron la Creu de Sant Jordi en homenaje a su trayectoria.

SEMANA CULTURAL

La exposición de este martes tuvo lugar en la XXX Semana Cultural del barrio. La alcaldesa, Filo Cañete, y algunos regidores socialistas acudieron a la inauguración, en la misma Biblioteca. Allí se sucedieron diversas actuaciones de la Compañía Retahíla.

"Podremos disfrutar de una amplia programación de actividades en el barrio", ha expresado Cañete a través de sus redes.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.