Durante los meses de verano, la Barceloneta es uno de los barrios más frecuentados de la ciudad. Sus playas, sus diferentes chiringuitos a los que acudir a tomar algo a pie de playa o su interminable oferta de restauración hace que sea imposible encontrar un sitio libre a primera línea de playa o en algunos de sus restaurantes. Sin embargo, cuando el mes de septiembre llega a su fin, todo parece volver a la tranquilidad, especialmente debido al desconocimiento que la mayoría de personas tienen acerca de las actividades que ofrece este barrio durante los meses más fríos del año. Es entonces cuando la Barceloneta recupera su esencia de barrio, y uno de los momentos más recomendables para visitarlo. 

A continuación, una selección de los diferentes atractivos que propone la zona de Barceloneta tanto a sus propios vecinos como a los diferentes visitantes que acuden a la ciudad. Una selección de planes para disfrutar del que es considerado uno de los barrios más dinámicos de la capital catalana. 

IR A LA PLAYA EN INVIERNO, ¿POR QUÉ NO?

Cuando acaba el verano, es habitual que todos los bañistas que han visitado con asiduidad las playas de Barcelona se olviden de ellas durante unos cuantos meses. Sin embargo, lejos de la creencia popular, disfrutar del ambiente que se respira en ellas durante los meses más fríos del año es uno de los grandes atractivos que podemos encontrar en este barrio. Ambiente tranquilo, repleto de paz, sin aglomeraciones y permitiendo escuchar sin ningún tipo de interferencia el sonido de las horas y del mar.

Su cercanía con el centro de la ciudad hace de la playa de la Barceloneta uno de los mejores planes para realizar sin tener que desplazarnos una gran cantidad de kilómetros. Además, especialmente a última hora del día, es uno de los mejores lugares para admirar la puesta de sol que regala la ciudad a todos sus visitantes día tras día. Si te atreves, incluso, te puedes bañar, tal y como hacen algunos atrevidos barceloneses, que nadan prácticamente todos los días del año. 

OFERTA CULTURAL

Muy próximo a la playa de la Barceloneta se encuentra el Museo de Historia de Barcelona. Se trata de uno de los centros culturales más importantes de la ciudad, ubicado en Plaça de Pau Vila, 3. Fue inaugurado en el año 1996 y, desde su apertura, se ha consolidado como uno de los museos que más visitantes recibe año tras año, especialmente durante el verano, que es cuando más gente suele pasear por esta zona.

Interior del Museo de Historia de Barcelona / TUROL JONES - CREATIVE COMMONSInterior del museo de Historia de Barcelona / TUROL JONES - CREATIVE COMMONS

Sin embargo, una de las principales ventajas que se desprende de la visita de este museo durante el invierno es que no tendremos que aguantar las aglomeraciones que se organizan en su entrada ni las diferentes colas que se han convertido en un habitual en la puerta. Es uno de los mejores momentos para disfrutar de todas las exposiciones, tanto temporales como permanentes. Una visita obligada para todos los amantes de la historia de la ciudad.

DISFRUTAR DE SU OFERTA DE RESTAURACIÓN

Pese a que durante los meses de verano es realmente complicado encontrar un sitio libre en algunos de los restaurantes más conocidos de esta zona, no ocurre los mismo cuando el frío comienza a asomar. El barrio de la Barceloneta es conocido por su tradición marinera, y en sus calles podemos encontrar diferentes restaurantes que se han convertido en auténticos especialistas de los arroces, el marisco o el pescado, entre muchos otros productos. 

Uno de los locales más conocidos es el restaurante Salamanca, en carrer Pepe Rubianes, 34. Es uno de los espacios más conocidos de la ciudad de Barcelona y su gran reputación se debe a la calidad de todos sus platos, entre los que destaca el marisco y el pescado. En su interior, todo está cuidado hasta el más mínimo detalle y sus platos destilan calidad por los cuatro costados. Sin duda, una de las mejores opciones a las que acudir.

EL MEJOR LUGAR DE BARCELONA PARA HACER DEPORTE

Hacer deporte al aire libre en la ciudad de Barcelona, si no se vive cerca de algún parque o alguna zona en la que se pueda correr sin demasiadas aglomeraciones, no es demasiado sencillo. Por eso, cada vez son más las personas que acuden al paseo marítimo a disfrutar de la práctica deportiva sin tener que sufrir los semáforos y las aglomeraciones que se viven en otras zonas de la ciudad.

Además, si eres de los que prefiere el gimnasio a la carrera continua, a lo largo del paseo existen diferentes gimnasios al aire libre completamente gratuitos con los que ejercitar nuestro cuerpo al máximo. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.