ARCHIVADO EN:

El Ayuntamiento de Barcelona quiere acabar con el alquiler ilegal de pisos promocionados por las diferentes plataformas que operan en la ciudad y, en concreto, con la multinacional Airbnb, con la que este martes ha llegado a un acuerdo para que le ceda todos los datos de que dispone. A partir del 1 de junio, todo arrendador de piso que lo ponga en alquiler a través de una plataforma digital y no esté registrado convenientemente será sancionado por el consistorio, al igual que la propia plataforma.

Para hacer cumplir su propósito el Ayuntamiento ha incrementado de 12 a 80 el número de funcionarios que realizan inspecciones.

Janet Sanz, teniente de alcalde de Urbanismo, Movilidad y Ecología, ha informado del acuerdo alcanzado con la plataforma californiana que opera en todo el mundo, a fin de que “ceda datos de todos los pisos de alquiler que controla en Barcelona para que el Ayuntamiento pueda validar si cumplen con la normativa”. Tras varias reuniones realizadas en las últimas semanas, Airbnb habría aceptado una “cesión global de todos sus datos al Ayuntamiento de Barcelona”, de lo que “nos congratulamos”.

Airbnb ya anunció este lunes que pondrá en marcha una herramienta para combatir los pisos sin licencia, y que pedirá a los anunciantes un consentimiento para que datos como su nombre, dirección y DNI puedan ser compartidos con el Ayuntamiento de Barcelona y otras autoridades locales y regionales.

Janet Sanz y Agustí Colom, anunciando el acuerdo / MIKI
Janet Sanz y Agustí Colom, anunciando el acuerdo / MIKI

“Vamos a obligar a todas las plataformas a que cumplan la ley al cien por cien. Verificaremos uno por uno cada piso para que se le pueda conceder un número de licencia legal que le permita poder ser publicitado”, ha asegurado Sanz, quien ha estado acompañada por el concejal de Turismo y Comercio, Agustí Colom. “Todas las plataformas digitales que trabajan con Barcelona deberán ofrecernos esos datos, y en esto vamos a tener tolerancia cero”.

2.577 ALQUILERES ILEGALES

Según los números ofrecidos por Sanz, el total de pisos de Airbnb que actualmente no cumplen con la normativa municipal son 2.577, a todos los cuales se les abrió un proceso sancionador “que no va a ser revocado a pesar de este acuerdo”. De hecho, a la famosa plataforma ya se le aplicaron en su día dos sanciones económicas por valor de 30.000 euros y una última, por reincidencia, de 600.000, ha recordado Sanz.

El Ayuntamiento confía en que la medida será disuasoria para las partes que intervienen en el alquiler: para Airbnb, porque no podrá permitirse que el Ayuntamiento le sancione por publicitarlo en su red sabiendo que es ilegal, y también para el arrendador del inmueble, que se arriesgará a una multa de 60.000 euros.

El acuerdo con Airbnb ha sido el más trabajado por el consistorio, ya que se trata de la plataforma más grande, aunque el ayuntamiento también está hablando con otras más pequeñas (Homeaway, Booking, etc.) para que integren lo que Sanz ha denominado “mes de buenas prácticas” a partir del 1 de junio y se comprometan también a ceder todos los datos de los pisos que 'controlan' en Barcelona. Según Sanz, este año se llevan sancionados algo más de 3.500 alquileres de los cuales, como decíamos al principio, 2.577 corresponden a Airbnb.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.