El Port de Barcelona defenderá hasta el final su propuesta del proyecto del museo Hermitage, que plantea ubicarlo en su Nueva Bocana. Según ha asegurado este jueves su presidenta, Mercè Conesa, en una conferencia online, organizada por Intermèdia Comunicació, el proceso no está cerrado y por este motivo, la empresa pública ha presentado alegaciones a la negativa del Ayuntamiento.

Y es que la institución que actualmente dirige la expolítica del JxCAT jugará "todas las cartas que tiene en la mano" para convencer al gobierno municipal de que cambie de opinión acerca de esta cuestión. "Es un proyecto privado de tipo cultural que, en este momento, puede traer una oferta de turismo de calidad a Barcelona. Esta iniciativa puede generar puestos de trabajo en la ciudad", ha insistido Conesa.

LUCHA PORT VS AYUNTAMIENTO

Además, la exdirigente neoconvergente ha lamentado que "el gobierno municipal tiene que decirnos de qué manera quiere mejorar algunos aspectos de la propuesta como, por ejemplo, los temas relacionados con la movilidad, pero no entendemos su actual punto de vista cuando aprobó hace unos meses el plan urbanístico del proyecto".

Cabe recordar que el gobierno de Ada Colau rechazó facilitar la tramitación del Hermitage en la Nueva Bocana del Puerto unas semanas atrás. El pasado 16 de junio, el teniente de alcalde del área de Cultura, Joan Subirats, recordó que los informes encargados por el consistorio desaconsejan realizar el museo en la ubicación propuesta por su "mala ubicación, la inexistencia de un proyecto cultural y la situación temeraria de un proyecto privado que podría provocar 800.000 visitantes al año".

UN 71% MENOS DE PASAJEROS

En otro orden de cosas, Conesa ha hablado en esta charla sobre cómo ha afectado el Covid-19 al Puerto de la Ciudad Condal. En primer lugar, ha confirmado que la caída del tráfico total, a fecha de 31 de mayo, ha sido del 17,2%. Esta cifra supone un descenso del número de pasajeros del 71,8% respecto al año pasado por culpa del parón total del turismo durante la pandemia.

Mercè Conesa, en la conferencia online de este jueves / INTERMÈDIA COMUNICACIÓ
Mercè Conesa, en la conferencia online de este jueves / INTERMÈDIA COMUNICACIÓ

En un tono prudente, y ante la incerteza del momento, Conesa ha advertido que no se va a restablecer el volumen normal de viajeros anterior a la crisis sanitaria “hasta dentro de dos o tres años”.

EL PROBLEMA DE LA FALTA DE CRUCEROS

Por otro lado, el Port de Barcelona ha sufrido unas pérdidas de 11 millones de euros durante el primer semestre del año ante la imposibilidad de que atraquen cruceros en él, según datos oficiales facilitados por la entidad que depende de Puertos del Estado.

Eso sí, la exalcaldesa de Sant Cugat se ha mostrado optimista al respecto porque ha asegurado que cuando esta actividad económica vuelva a pleno rendimiento significará que el virus ya estará muy controlado. Hasta entonces, se deberán extremar las precauciones dentro de los barcos. 

OBJETIVOS A CORTO Y MEDIO PLAZO

El objetivo de cara al futuro más a corto plazo de la institución es el de ser una de las palancas de recuperación económica en Barcelona y Cataluña. Por este motivo, Conesa también ha hablado de la creación de un plan de recuperación del Port para los años 2021 y 2022.

Éstas son las infraestructuras ferroviarias del Port / PORT DE BARCELONA
Éstas son las infraestructuras ferroviarias del Port / PORT DE BARCELONA

Algunos objetivos principales a dos años vista son fortalecer los lazos con Asia e invertir en las infraestructuras ferroviarias para mejorar la red interna del Puerto antes de que finalice el 2020.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.