“Alquilar un piso en Barcelona se ha convertido en una burbuja extraordinaria", afirma Javier Llanas, director general de Habitaclia. “Los precios del alquiler se están disparando en nuestra ciudad. Los distritos que presentan rentas más elevadas son los del Eixample, Sarrià-Sant Gervasi y Ciutat Vella”.

Según explica Llanas, en una entrevista divulgada por Europa Press, esta situación en Barcelona ha desplazado la demanda a otros municipios cercanos, como Badalona, Mataró y Santa Coloma de Gramenet. A pesar de ello, y sin embargo, esto no ha comportado una bajada en los precios de alquiler de la Ciudad Condal, y ello pese a que se redujera el número de personas que buscaban piso en la capital, “porque seguía habiendo demanda”.

Fuera del ámbito del alquiler y hablando del de compra, Llanas ha indicado que la tendencia del 2017 era de una subida de un 20%, un efecto que se rebajó en octubre, coincidiendo con la celebración del referéndum independentista catalán.

A su juicio, esta rebaja “no ha ido mal, especialmente en los tres distritos citados anteriormente”. Pero queda una cuestión por resolver: “¿Hasta dónde se hubiera podido llegar si cada año se crece a un 20%?”. Encontrar anuncios de alquiler o de compra a precios asequibles es ya toda una quimera.

El portal Habitaclia, que desde 2017 forma parte del grupo de anuncios clasificados y de ofertas de empleo ‘Schibsted Spain’, gestiona unos 360.000 anuncios, entre viviendas, oficinas, locales comerciales, terrenos y otros tipos de activos, de los que 200.000 se ubican en Catalunya, y 150.000 por la Comunidad Valenciana, Baleares, Murcia y Andorra.

MÁS TRANSPARENCIA

Con el fin de ayudar al cliente a hacer una elección más segura, y para evitar volver a la burbuja (“lo cual sería un desastre”), Llanas apunta a la necesidad de “mayor transparencia en los precios en el sector inmobiliario”, tanto en el alquiler como en la compra. “Los precios del alquiler se están disparando en diversas ciudades europeas, como Berlín y Barcelona”, ha resaltado. “El papel de la administración es hacer posible esta transparencia de precios, protegiendo así al ciudadano”.

“Llega un momento en que se llega a la frontera de la libre competencia, pero todos estamos de acuerdo en que algo se debe poder regular”, ha añadido Llanas. “No es sostenible que los precios por un mismo inmueble suban, por ejemplo, cada año un 30%, porque ello abocaría al precipicio”.

“Nadie quiere que el mercado ‘pete’ de aquí a dos años, porque ya sabemos lo que pasa. Todos nos hemos picado los dedos. Volver a lo mismo es un desastre que no nos podemos permitir”, ha insistido, apostando por otras prácticas, como aumentar el parque público de vivienda asequible.

Defensor del índice de precios del alquiler impulsado por la Generalitat ("es necesario tener alguna referencia"), Llanas ve complicado que el índice, actualmente sólo de carácter informativo, pueda introducir en el futuro sanciones. “porque no existe una ley que le dé soporte”.