ARCHIVADO EN:

Enero de 1994 fue un mes trágico para la cultura barcelonesa. La tragedia golpeó al Liceu, el gran templo de la ópera en la capital catalana, con un devastador incendio que conmocionó la ciudad y a su mejor voz, la de Montserrat Caballé.

Tras cinco años de obras el teatro volvió a abrir sus puertas al público, iniciando una nueva etapa de la que este lunes se celebran dos décadas.

MAYOR PRESUPUESTO

La celebración de esta fecha se llevará a cabo con el estreno de cinco producciones, entre la que destaca Turandot. Esta ópera, que fue la primera en ser representada sobre el escenario del teatro barcelonés tras su reapertura, será la misma que, veinte años después, atraiga al público de nuevo a sus localidades.

La nueva temporada contará un presupuesto de 48,3 millones de euros, un incremento del 3,6 % respecto a la temporada anterior, que fue de 46,6 millones de euros. La propuesta artística cuenta suma once títulos que recuerdan el pasado y miran al futuro del Liceu en un periodo marcado por espectaculares producciones y grandes voces.