El distrito del Eixample de Barcelona ha estrenado este sábado una nueva 'plaza', que se haya situada en la confluencia entre las calles de Villarroel y Rosselló, justo delante del acceso principal del Hospital Clínic. El motivo de su adecuamiento es facilitar una mejor accesibilidad al centro sanitario.

La nueva 'plaza' (así la denomina el Ayutamiento de BCN) es un lugar libre de coches y sólo podrán circular los vehículos y servicios de emergencia, y eso en caso de que sea necesario. De momento no tiene nombre, y es posible que nunca lo tenga, ya que en realidad es una confluencia entre dos calles. Se ha reurbanizado, sí, pero eso no llega para que te concedan un nombre...

El proyecto ha costado 1,2 millones de euros y se ha concretado en la instalación de nuevos pavimentos, la renovación de las baldosas de las aceras, el asfalto de parte de la calzada, el aumento de verde urbano y los cambios realizados en iluminación pública y mobiliario urbano.

ENTORNO PACIFICADO

"El acceso al hospital no era sencillo porque estaba en una zona llena de coches, muy inhóspita y dificultaba que la gente pudiera acercarse cuando tenia una urgencia", ha explicado el teniente de alcalde de Barcelona, Gerardo Pisarello, que ha 'reaparecido' en un acto público tras varios días 'missing' y después de que le robasen la cartera en el Barri Gòtic.

El proyecto acabado mejora la movilidad a pie, pacifica el entorno y hace más accesible la entrada al centro hospitalario. La plaza generará su propio entorno y, para ello, han sido ubicadas jardineras y parterres, elevados respecto del pavimento, así como bancos y asientos.

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.