Si Antoni Gaudí levantara la cabeza... estaría orgulloso. Acaba de empezar la recta final de la construcción más compleja del arquitecto modernista, la Sagrada Família. La (gran) Torre de Jesucristo se alzará imponente para “representar el Universo y la Creación”. Su levantamiento terminará –en un principio– en 2022 con la coronación de la Cruz. Y, si todo sale según lo previsto, los barceloneses y los turistas podrán contemplar la esplendorosa basílica terminada en 2026. ¡Crucemos dedos!

Este jueves, el arquitecto director de la Basílica, Jordi Faulí, ha detallado en rueda de prensa que la nueva torre se construirá a 85 metros de altura respecto a la base del templo, que llegará a los 172,5 metros de altura, siendo la más alta de las 18 torres que conformarán el edificio, y que seguirá con las mismas aperturas triangulares y romboidales que el resto.

EL EDIFICIO MÁS ALTO DE BARCELONA

Asimismo, ha concretado que en su núcleo tendrá una escalera de piedra y un ascensor, "de cristal y prácticamente transparente" que se elevará 60 metros para acceder hasta la base de la cruz, y que tendrá una base de 18 metros de diámetro que se irá estrechando. Cuando esté terminada la torre, la Sagrada Família se convertirá en el edificio más alto de la ciudad y el octavo más alto de España.

Por su parte, el presidente delegado del complejo, Esteve Camps, ha detallado que la Torre de Jesucristo se ubicará en medio de las cinco torres centrales que coronan el templo: las cuatro de los Evangelistas y la dedicada a María, en construcción también.

IMPRESIONANTES VITRALES

Siguiendo la técnica de Gaudí, el interior estará repleto de elementos cerámicos y vitrales, y en la base habrá 12 imágenes del Evangelio, además de una gradación de colores que desembocará en una representación artística del Universo en el último tramo, en la que predominarán los tonos azules y se tendrá en cuenta los conocimientos científicos actuales.

La gradación de colores variará en cada lado de la torre, en función de la fachada del templo al que pertenezca: en el lado de la fachada de la Pasión serán tonos más rojizos, en el de la Gloria más claros, y habrá estrellas en el lado que dé a la torre de María.

VENTANAS PARA CONTEMPLAR LA CIUDAD

Respecto a la cruz, el arquitecto ha detallado que aún están diseñándola, pero que en principio también será accesible a los visitantes como la torre, y que tendrá 17 metros de altura y 13,5 metros de ancho: "Habrá ventanas que permitirán contemplar la ciudad", ha añadido

El presupuesto total anual para este año es de 80 millones de euros, y el de obras es de 50 millones de euros, todos procedentes de las entradas de los visitantes.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.