En continuidad con la nueva sección del tramo ya finalizado en Roc Boronat-Bilbao, la calle Pere IV pasará a ser de sentido único dirección Besòs, al cual se le añade un carril bici bidireccional en el lado montaña, aceras más amplias y supondrá la disminución de plazas de aparcamiento.

El gobierno municipal seguirá con el proyecto que concibe la reurbanización de la vía comprendida entre Rambla de Prim y calle de Josep Pla del distrito de Sant Martí. Unas obras que comenzarán en abril de 2018 y se prevé que finalicen 10 meses después.

Tramo de Pere IV entre J. Pla y Prim / AJUNTAMENT
Tramo de Pere IV entre Josep Pla y Prim / AJUNTAMENT

De esta manera, en Prim-Josep Pla se dejará atrás la configuración de cuatro carriles y se definirá una nueva calzada de sentido único hacia Besòs que compartirá un carril para servicios de carga y descarga y aparcamiento de coches al lado de la playa.

En cuanto a las aceras, la del lado montaña medirá hasta 15 metros de ancho y la del lado mar, unos 5’5 metros. En cada acera se instalará un nueva iluminación y se plantarán tilos de forma alineada.

Diseño del nuevo tramo de Pere IV / AJUNTAMENT
Diseño del nuevo tramo de Pere IV / AJUNTAMENT

La intervención se aprovechará también para ubicar nuevo mobiliario urbano, así como bancos, papeleras y aparcamientos para bicicletas. Estas añadiduras incluirá la adaptación de pasos de cebra, nuevo plan de ubicación de semáforos y señalizaciones en los cruces de la vía. Todo ello, comportará una disminución de aparcamiento para vehículos en la superficie.

El presupuesto que se destinará a la obra que sumará hasta 4.000 m2 y es de 5.925.273 euros. Según el gobierno municipal, el objetivo de la obra es revitalizar el patrimonio industrial, sello de identidad histórica de la zona en confluencia con los nuevos usos sociales.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.