Barcelona huele a victoria, pero también a quemado. Anoche el FC Barcelona ganó 3 a 0 ante el Liverpool en un partido liderado por Messi y Ter Stegen. En los alrededores del estadio, aficionados de ambos equipos se iban concentrando a primera hora de la tarde para dar apoyo a sus respectivos equipos. Bengalas, gritos y cánticos para amenizar la ida de las semifinales. 

Por contra, esta mañana la capital catalana ha amanecido con olor a brasa. Contenedores de basura quemados, motos calcinadas, cristales de establecimientos rotos y paredes de color negro. Ésta es la cara B de Barcelona tras una victoria con resultado valioso. 

Contenedor quemado en la calle Casanova de Barcelona / SC

No es la primera vez que ocurre un hecho similar después de un partido de esta embergadura. El martes pasado, los agentes antidisturbios detuvieron a seis hinchas del Liverpool que provocaron destrozos en el centro de la ciudad. 

La Guardia Urbana consiguió detener a seis seguidores del equipo de fútbol, decomisar botellas de alcohol y más bebidas de venta ambulante y resolver el enorme conflicto. 

Cristal roto en un establecimiento de la calle Casanova / SC