ARCHIVADO EN:

Hasta 46,6 millones de euros ha preparado el Ayuntamiento de Barcelona para subvencionar las obras en comunidades de vecinos y pisos particulares. Unas rehabilitaciones que en todo caso han de ir vinculadas a una mejora de la eficiencia energética del hogar, tal como ha apuntado la regidora de Urbanismo, Janet Sanz. “Para nosotros activar todas las políticas de rehabilitación es una forma de intervenir en la ciudad”, añadía.

La voluntad del consistorio es mejorar la situación de los vecinos. “La rehabilitación es esencial para mejorar la calidad de vida y generar actividad económica en un sector muy tocado por la crisis”, ha considerado la teniente de alcalde sobre las obras en fachadas y pisos. Además, las reformas en viviendas buscan hacer el paso hacia la transición energética y las renovables.

12.300 FAMILIAS BENEFICIADAS EN 2016

La caja en subvenciones para este tipo de obras se multiplicará por dos este ejercicio. “Doblamos esfuerzos y ponemos los recursos con una mayor mirada social y sostenible desde que empezamos el mandato”, ha señalado la regidora. Solo en 2016 se beneficiaron 12.300 familias de 790 edificios, cuyas comunidades invirtieron un total de 72 millones de euros. El Ayuntamiento, por su parte, colaboró con 25 millones más en las reurbanizaciones.

De los 46 millones de euros que hay previstos invertir, 26 provienen de las arcas municipales, 5 de la Generalitat y el resto provienen de lo que sobró de los paquetes de este tipo durante el año anterior. “El objetivo es que todas aquellas personas que necesiten una inversión para mejorar su vivienda puedan disponer de estas ayudas”, ha explicado Sanz. La primera dotación está cargada con 12 millones y luego se irá incrementando la dotación hasta llegar al medio centenar.

Sobre el porcentaje del coste de la obra, el consistorio ha anunciado que si bien las mejoras en elementos comunes de la comunidad se cubrirán en un 25%, hay otros elementos de los que se puede subvencionar hasta el 50%, como los ascensores. En el caso que la vivienda se encuentre en un barrio en situación de vulnerabilidad, el Ayuntamiento podría llegar a cubrir el 100% de la obra.

SUBVENCIÓN EXTRA PARA LOS ALQUILERES SOCIALES

En el caso de las viviendas destinadas al alquiler social, el regidor d'Habitatge, Josep Maria Montaner, ha señalado que el consistorio también les ofrecerá una línea de ayudas. Si bien antes estas viviendas podían percibir hasta 15.000 euros en subvenciones por las reformas que pudiesen llevar a cabo en su interior, ahora el Consorci de l'Habitatge ha aumentado la partida hasta los 20.000 euros, siempre y cuando sea el Ayuntamiento quien licite las obras y con la condición que se alargue el contrato al inquilino para dos años más sin aumentarle la cuota mensual.