ARCHIVADO EN:

Con la llegada de la temporada de verano, cada vez son más los particulares que están optando por instalar una piscina en su domicilio. Desde el año pasado sus ventas han aumentado de manera considerable. Tan solo las desmontables subieron un 300% en el número de ventas con respecto a los años previos. Los especialistas en la venta de piscinas explican cuáles son los diferentes tipos y cómo elegir aquella que mejor se adapta a cada persona.

Las piscinas pueden ser de muchos tipos, dependiendo de si se tiene en cuenta el método de construcción empleado, el sistema de depuración, el tipo de filtros que emplea o la masa filtrante. Una de las clasificaciones más comunes, empleada de manera general, es aquella que se basa en la construcción. La elección de un tipo u otro, tal como explican los expertos del sector, depende en gran medida del espacio disponible para su instalación —así como de la cantidad de miembros en la unidad familiar—, de su uso, de si se será necesario realizar obra o no y del presupuesto. “Podemos encontrar muchos tipos de piscinas, aunque a rasgos generales distinguimos tres, estas son las de obra, las prefabricadas y las desmontables. Por supuesto, cada una de ellas cuenta con una subclasificación que varía principalmente en función de los materiales utilizados y del diseño o acabado”, comentan los especialistas.

GRAN INCREMENTO DE VENTAS

Para la empresa referente en España en la venta de prefabricadas y desmontables PiscinasAthena, las segundas se han convertido en la actualidad en una de las piscinas más vendidas. Estas aumentaron el número de ventas en un 300% el pasado año, en comparación con el 2019, y en la actualidad ha ocurrido algo muy similar. “Se han agotado la mayoría de las existencias que teníamos en stock, a falta de algunas unidades, lo cual nos recuerda mucho a lo que ocurrió el año pasado por estas fechas”, comentan desde la empresa. Según explican los responsables de este e-Commerce en pleno auge dedicado al mundo de la piscina y del jardín, la mayoría de los usuarios han optado por instalar este elemento en su vivienda por cuestiones de seguridad a causa del coronavirus. Se evita así estar en contacto más personas en las instalaciones municipales, así como las aglomeraciones en las playas.

Los responsables de PiscinasAthena recomiendan a todos los usuarios que antes de lanzarse a una compra, sea de obra, prefabricada o desmontable se tenga en cuenta las necesidades y las posibilidades de cada uno. “Las piscinas prefabricadas y desmontables son la opción más económica y la que mejor se adapta a los espacios pequeños”, matizan.

¿CUÁNTAS CLASES HAY?

Las piscinas pueden ser de tres tipos en función de la estructura e instalación que se lleve a cabo: Las de obra, las prefabricadas y las desmontables. En el caso de las piscinas de obra, tal como señalan los expertos, pueden encontrarse varios subtipos diferentes, como son las de madera, las climatizadas, las de arena, las del tipo rebosadero y las desbordantes. Ocurre lo mismo con las desmontables, sin embargo, hay grandes entre modelos. “Aunque el diseño es muy parecido entre cada una de ellas, las piscinas de obra son para toda la vida y suelen tener un tamaño mayor que las prefabricadas, sin embargo, el precio es mucho más elevado y la instalación más lenta”, comentan. “En el caso de las piscinas prefabricadas, estas ofrecen la posibilidad de encontrarlas en una mayor variedad de diseños, su instalación es más rápida y el precio resulta económico, aunque son de menor tamaño”, añaden.

En el caso de las desmontables, continúan, se encuentran aquellas que van enterradas —aunque aclaran que no todas las de obra tiene que enterrarse— y las portátiles. “Las piscinas desmontables son la opción más económica de todas y ofrecen muy buenos resultados. Pueden ser de acero, de plástico y de composite y pueden llegar a durar incluso hasta los 10 años, dependiendo del cuidado que se tenga”, indican. Ahora bien, aunque resultan muy robustas, a diferencia del resto, existe mayores riesgos de sufrir un pinchazo, ya que los revestimientos de PVC quedan más expuestos y sus recubrimientos son menos resistentes.

QUÉ TENER EN CUENTA AL COMPRAR

La e-Commerce PiscinasAthena, especializada en la venta de piscinas y en la búsqueda de productos que presenten la mejor relación calidad precio, es consciente de que muchos de los clientes que optan por las piscinas que no sean de obra lo hacen por el precio asequible. “Si estás buscando una opción más económica y que te ofrezca buenos resultados lo mejor que puedes hacer es optar por una piscina desmontable o una prefabricada”, señalan e indican que la elección entre una y otra depende tanto del presupuesto, como de si se quiere realizar una excavación o no en el jardín. “Las piscinas prefabricadas, al igual que las de obra, necesitan instalarse haciendo un hoyo en el jardín, estas son piscinas más resistentes que las desmontables”, comentan.

Explican que la única diferencia con las de obra es su tamaño, puesto que suelen ser más reducidas, pero indican que resultan más económicas —entre un 20% y un 30%— y que se instalan en menos tiempo —en unos tres días—. En el caso de las desmontables, son las más fáciles de instalar. Lo único necesario es aplanar el terreno, según nos indican.

Las piscinas de obra son la opción más resistente y la más recomendada para quienes pueden permitirse una gran inversión y cuentan con un jardín de grandes dimensiones, explican los expertos. Estas piscinas pueden instalarse enterradas o en superficie, aunque la duración del montaje entre una y otra varía. Además, son las que mayores dimensiones poseen.

--

Contenido patrocinado

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.