ARCHIVADO EN:

La crisis mundial del coronavirus que ha afectado a miles de personas en todo el mundo ha dado lugar, también, a la paralización de una gran cantidad de empresas y al despido de cientos de trabajadores que, en el mejor de los casos, han pasado a una situación de ERTE —Expediente de Regulación Temporal de Empleo—. Lamentablemente, este recurso puesto a disposición de los empresarios con el fin de dotar de una cierta estabilidad económica a los trabajadores de las empresas —que han sido suspendidos de sus empleos de manera temporal a causa de la pandemia— está siendo utilizado por algunos para aprovecharse de la prestación o cuantía económica que ofrece el estado a los desempleados.

PICARESCA Y ESTAFAS

Y es que, desde que se anunció la entrada en vigor de estas prestaciones, muchos empresarios han aprovechado la situación para realizar todo tipo de peripecias, desde la invención de trabajadores ficticios para cobrar las ayudas, hasta la propia argucia de incorporar a empleados que siguen en situación de ERTE ofreciéndoles un sobresueldo en B y mínimo. La situación ha dado lugar a la efectuación de todo tipo de fraudes entre los que se incluyen, también, la finalización de contratos temporales en acogidos a este servico, así como la exigencia a los empleados de trabajar en jornada completa con un ERTE de reducción —duplicando las horas laborales— e, incluso, la declaración de datos falsos en el momento de la tramitación —cambiando la categoría de los trabajadores a una superior— para generar prestaciones indebidas.

Todos estos fraudes están penalizados y las sanciones pueden ascender hasta los 187.515 euros por cada trabajador. En este sentido, muchos de los empleados forzados a situaciones como trabajar en esta situación han optado por la contratación de detectives privados para denunciar las prácticas abusivas que están llevando a cabo los patrones.

DETECTIVES PRIVADOS PARA DENUNCIAR FRAUDES

El servicio de detectives privados ha aumentado considerablemente en los últimos años. El 2020, sin embargo, ha sido uno de los más concurridos, especialmente desde las últimas fases de desescalada y la entrada en vigor de la nueva normalidad. Entre los servicios más demandados para esta última fase destaca, sobre todo, la contratación de detectives para llevar a cabo la investigación de fraudes ocasionados por las empresas —la mayoría de ellos, a causa de los abusos a trabajadores en situaciones de ERTE—. El servicio de detectives ha propiciado —y lo sigue haciendo— la resolución de muchos casos de explotación y abusos a trabajadores, aunque también de fraudes relacionados, como la obligación de trabajar frente a las amenazas, la ampliación de las jornadas de reducción e, incluso, la finalización de contratos temporales, a pesar de estar suspendidos en el tiempo debido si se han acogido a este tipo de ayudas.

DEL AMOR AL TRABAJO

Hasta ahora la figura del detective privado la relacionábamos especialmente con la investigación de infidelidades amorosas. El investigador se ha convertido en la actualidad en una opción viable para aportar las pruebas suficientes gracias a las cuales los trabajadores pueden presentar denuncias laborales ante las autoridades competentes.

Las ciudades españolas que más uso están haciendo del servicio de los detectives son Madrid y Barcelona, aunque también podemos encontrar otros ejemplos en muchas de las provincias españolas. Los casos de detectives Madrid son los más abundantes, y es que desde las propias autoridades se ha comenzado a alentar a los trabajadores para que denuncien estas situaciones ante las oficinas de empleo con el fin de notificar que están cobrando de manera ilegítima mientras los empleadores les obligan a seguir trabajando.

SANCIONES ELEVADAS POR FRAUDES EN ERTE

Los fraudes de este tipo están penalizados por la ley, y con sanciones elevadas. Dependiendo de la ilegalidad a la cual estén incurriendo los contratadores, estas pueden ir desde los 6.251 euros hasta los 187.515 euros. Una cifra, que afortunadamente hace replantearse la situación a muchos empleadores. Y es que, a parte de cometer una infracción de gravedad en materia de la Seguridad Social, las multas no son exclusivas. Se aplican por trabajador de una misma empresa que se encuentre en una situación de ilegalidad.

Los detectives privados son conscientes de ello y comentan que son muchos los casos que les están llegando desde a las agencias desde que se instauró la nueva normalidad o las fases anteriores de desescalada.

TIPOS DE FRAUDES DERIVADOS DE LOS ERTE

Son muchas las formas en las que se está incurriendo a fraudes derivados de la situación de ERTE de los trabajadores de una empresa. Los más comunes son:

·       Trabajo en activo: En este caso, el trabajador se ve forzado a trabajar, aunque se encuentre en este tipo de situación. Ello va motivado, por lo general, con un sobresueldo que ofrece la empresa.

·       Trabajadores en activo en situación de reducción: Los trabajadores con un ERTE de reducción se han visto también afectados. En muchos casos se han detectado trabajos con el doble de horas de las que tienen contempladas en su jornada.

·       Finalización de contratos: En este caso lo que se hace es finalizar el contrato temporal como si se hubiera pasado el plazo de duración, sin tener en cuenta que la situación de ERTE paraliza los contratos.

--

Contenido patrocinado

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.