ARCHIVADO EN:

La Guardia Urbana de Barcelona ha puesto en marcha el dispositivo especial de vigilancia y control en las zonas de la playas de Barcelona. 70 agentes han sido destinados a estas tareas y se principal cometido será intentar evitar robos, venta ambulante ilegal de los manteros y de los lateros.

El subinspector de la Guardia Urbana Xavier Cavedo ha sido el encargado de presentar el dispositivo. Cavedo ha asegurado que los equipos de policías, que actuarán tanto de uniforme como de paisano, pondrán especial atención en “los robo y la venta de cualquier tipo de producto de manera ilegal”.

Los agentes tendrán a su disposición varios vehículos para patrullar por tierra y dos lanchas para hacerlo por el mar, con los que intentarán evitar que se produzca cualquier tipo de delitos.

PRESTAR ATENCIÓN

Cavedo ha pedido a los ciudadanos colaboración para acabar con los delitos que se producen en las playas. Por ello aconseja que “no compren bebidas, sobre todo aquellas que se elaboran en la calles ya que las condiciones higiénicas con inexistentes” y que no descuiden sus pertenencias. “Siempre debe haber alguien al cuidado de las cosas”, ha recomendado.

También prestarán especial atención a los vehículos de movilidad personal, desde bicicletas a patinetes, pasando por segways o bici taxis. “Todos deben cumplir las normas e ir por donde lo tienen permitido, de lo contrario se les multará”, ha dicho.

Lo mismo pasará con los perros, que tienen prohibido el acceso a las playas excepto a la zona delimitado para ello, que se encuentra en la playa de Llevant.

KIT DE AUXILIO

Además, en el caso de que alguna persona haya sufrido el robo de sus pertenencias, la Guardia Urbana le entregará un kit para ayudarle a salir del apuro. El kit está compuesto de camiseta, pantalón, chanclas y una tarjeta de metro con un viaje para que pueda desplazarse hasta su domicilio, su hotel o a la comisaría para poner la pertinente denuncia.

136.457 BEBIDAS INTERVENIDAS

Durante la temporada veraniega del año pasado, los agentes de la Guardia Urbana decomisaron un total de 136.457 bebidas destinadas a la venta ilegal. Además, pusieron 14.972 denuncias por venta ambulante de todo tipo de productos, 341 por robos y llevaron a cabo 174 detenciones.

También pusieron 106 denuncias por bañarse en zonas no autorizadas, sobre todo cerca de los espigones, donde está prohibido y convenientemente señalizada la prohibición.