Desde hacía 27 días que el Aeropuerto de Barcelona-El Prat funcionaba a medio gas por las obras de renovación de la pista principal. Este lunes el Aeropuerto vuelve a disponer de esta infraestructura tras unas mejoras que han supuesto un coste de 18,7 millones de euros. Los trabajos todavía no se han acabado, pues seguirán hasta el verano, pero serán compatibles con el tráfico aéreo.

Las obras empezaron el 10 de enero y el cierre de esta pista provocó que el Aeropuerto pasara de disponer de una capadidad de 72 a 48 operaciones por hora en horario diurno. 

Según fuentes de Aena con las que ha contactado Europa Press, desde primera hora de la mañana de este lunes el aeropuerto tiene ya operativa la pista principal y opera con la configuración habitual previa a la ejecución de las obras de renovación.

La renovación de la pista ha incluido la regeneración del pavimento, la renovación del balizamiento, con la instalación de cerca de 2.000 balizas con tecnología led, que reducirán en un 40% el consumo energético, y la eliminación de algunos obstáculos en la franja de la pista y en el área de seguridad del extremo de pista.

Las obras de la pista principal, con un coste de 18,7 millones de euros, continuarán hasta julio de 2017 con la retirada de obstáculos, la limpieza y la recogida de material, sin que se vuelva a afectar al tráfico aéreo.

La pista principal de El Prat, la más larga del aeropuerto barcelonés, se puso en servicio en 1948 y los últimos trabajos de regeneración se hicieron en 2005.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.