La empresa de servicios funerarios Áltima ha respondido con duras críticas al anuncio que ha hecho el concejal de Presidencia del Ayuntamiento de Barcelona, Eloi Badia, de la puesta en marcha de una funeraria pública. Además de acusarle de actuar con deslealtad, Áltima defiende que el precio que propone el consistorio, unos 1.800 euros, implica dar un servicio por debajo de los costes reales.

La empresa ha hecho un comunicado en el que cuestiona las prácticas del equipo de la alcaldesa Ada Colau en este asunto, recordando que durante los últimos siete meses han mantenido varias reuniones con los responsables del consistorio en los que han facilitado todo tipo de información privilegiada que ahora el equipo municipal intenta usar en su beneficio. “Hay una maniobra de falta de lealtad y un uso indebido de la información que le han estado facilitando las empresas del sector”, ha denunciado.

Además, Áltima defiende en su comunicado que el Ayuntamiento actúa con la ventaja competitiva que le proporciona ser un administración pública. “Ofrecer servicios funerarios a 1.800 euros está por debajo de los costes reales, y es una práctica comercial de competencia desleal y una muestra más de la ventaja competitiva del consistorio”.

La empresa también cuestiona que la empresa municipal Cementiris de Barcelona sea la que ejerza de operador municipal ya que “se beneficiaría de unas condiciones especiales como empresa pública”. Además, asegura que esta empresa municipal “no sólo continuará en situación monopolística como única prestataria de los servicios de cremación en la ciudad, sino que podrá ampliar los servicios en la actividad funeraria, hasta ahora reservada a los operadores que se rigen por las ordenanzas municipales de servicios funerarios”.

EXIGE NEUTRALIDAD

Áltima exige que el Ayuntamiento abandone su posición de dominio y actúe con neutralidad, como corresponde a una administración pública, y ha asegurado que el consistorio “se verá obligado a realizar una serie de inversiones para acondicionar las instalaciones y dotarse de personal y vehículos para poder cubrir la posible demanda durante las 24 horas en los 365 días del año”.

Por otro lado, la empresa considera que antes de poner en marcha su plan, el Ayuntamiento debe dar a conocer hasta el último detalle del mismo, para que todo el mundo pueda conocer que tipo de servicio y en qué condiciones lo dará. Sin olvidar que el Ayuntamiento deberá vender la participación del 15 % que conserva en la empresa Serveis Funeraris de Barcelona antes de sacar adelante su propuesta ya que, de lo contrario, estaría en el consejo de administración de una empresa a la que le haría competencia directa desde otra.

LOS PLANES DE BADIA

El concejal Eloi Badia ha presentado una propuesta de creación de una empresa municipal de servicios funerarios que deberá ser aprobada en el próximo pleno del Ayuntamiento, para lo que confía en contar con los votos favorables de ERC, CUP, PSC y el concejal no adscrito.

Sin embargo, hay cosas que no cuadran. Primero, ERC afirmó que apoyaría la idea para 2022, aunque Badia la ha anunciado para 2020 argumentando que los de Esquerra se equivocaron. Y en segundo lugar, cree contar con el apoyo del PSC cuando la guerra entre ambas formaciones políticas es, en estos momentos, pública y notoria, sobre todo tras el 'no' de los socialistas a los presupuestos municipales. Quizás es demasiado pronto para que dé por hecho el imprescindibe apoyo de los socialistas para sacar adelante sus planes.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.