ARCHIVADO EN:

El poder de convocatoria del movimiento Agua és Vida, impulsado por el regidor de Presidencia, Agua y Energía del Ayuntamiento de Barcelona, Eloi Badia, se desvanece. Pierde fuerza y apoyos populares. En la última asamblea convocada en las Cotxeres de Sants, celebrada este viernes, ni siquiera el propio concejal de BeC ha estado presente.

Colau, debilitada por su mala gestión como alcaldesa, ha optado por encomendarse a cuestiones meramente dogmáticas para tapar sus fracasos, sus promesas incumplidas. Con presiones políticas muy cuestionables, ha hecho de la remunicipalización del agua, rechazada por la mayoría de los barceloneses, una de sus banderas, aunque la prometida multiconsulta no se va a celebrar en la presente legislatura. Desde el propio movimiento reconocen que como muy pronto, esta multiconsulta se llevará a cabo a finales del presente año, aunque todo está a expensas del nuevo gobierno municipal que salga de las urnas de las elecciones municipales de mayo.

INSINUACIONES

Habitualmente, en las asambleas se habla de las bondades de la remunicipalización, pero no sobre su coste, ni sobre los plazos en los que se va a llevar a cabo todo el proceso. Amén de que nadie se atreve a garantizar ni que el servicio vaya a ser mejor ni que vaya a ser más barato. Todo queda en simples insinuaciones.

Tampoco se hace ninguna referencia a la indemnización que el consistorio barcelonés, es decir todos los ciudadanos de Barcelona, podría verse obligados a abonar a la empresa Aigües de Barcelona.

Eloi Badia, concejal de Presidencia, Agua y Energía del Ayuntamiento / EFE
Eloi Badia, concejal de Presidencia, Agua y Energía del Ayuntamiento / EFE

Como tampoco se hace mención a las numerosas encuestas que se han publicado sobre este asunto, incluidas las del propio consistorio, que han servido para poner en entredicho algunas de las teorías que desde el Ayuntamiento, sobre todo en boca de Eloi Badia, se han lanzado a la ciudadania. Los defensores de la multiconsulta aseguran que la mayoría de los ciudadanos quieren un servicio municipal de suministro de agua, aunque el indice de satisfacción con el servicio que proporciona el status quo actual es de los más altos.

RESULTADOS INCUESTIOBALES

La valoración que los ciudadanos hacen del servicio de agua en la ciudad de Barcelona supera la nota del 7, siendo el segundo servicio básico mejor valorado por la ciudadanía, solo superado por los mercados municipales.

Además, los ciudadanos también califican con buena nota la calidad del agua que les llega a sus domicilios por medio de la red de distribución, otro aspecto que habitualmente no sale a relucir en las asambleas que organiza el movimiento.

Todo ello ya quedó reflejado en el Barómetro de Satisfacción de los Servicios Públicos, impulsado por el Observatorio de Servicios Urbanos (Osur) a través de una encuesta realizada en 2018 a 5.137 personas. El resultado incuestionable: el del agua es el servicio al que los barceloneses dan la mejor nota. Más del 70 % hace una valoración positiva, una cifra ligeramente superior al año anterior, mientras que tan sólo el 12% de la población de la ciudad se muestra descontenta.

Y otras encuestas que se han realizado a lo largo del año han ofrecido resultados similares, y en casi todas el resultado ha sido similar. La mayoría absoluta de los que han respondido estas encuestas se han mostrado contrarios a la remunicipalización del servicio del agua.

SIN PODER DE CONVOCATORIA

La última convocatoria del movimiento Aigua és Vida para explicar el proyecto de la remunicipalización del servicio de agua de Barcelona apenas ha sido capaz de congregar a un centenar de vecinos en el gran auditorio del Centre Cívic de las Cotxeres de Sants.

Aigua és vida ha contado con el apoyo de entidades muy unidas al Ayuntamiento
Aigua és vida ha contado con el apoyo de entidades muy unidas al Ayuntamiento 

En esta ocasión, al acto no ha asistido ningún miembro del Ayuntamiento de la ciudad, ni siquiera el gran adalid del proyecto, Eloi Badia. Han sido los propios miembros de la plataforma los que han ido explicado los pasos que han dado hasta el momento actual para conseguir que este proyecto se mantenga en activo.

La capacidad de convocatoria de este tipo de asambleas informativas que se han hecho en el último año ha sido más bien escasa. En muy pocas ocasiones se ha superado el número de 30 o 40 personas las que han acudido a la llamada del movimiento a este tipo de asambleas. Y eso que cuentan con el apoyo del Ayuntamiento y, en numerosas ocasiones, con la presencia de Badia, que casi siempre ejerce incluso como conferenciante. Como maestro de ceremonias.

APOYO INSTITUCIONAL

Desde que comenzó la campaña para la remunicipalización del servicio del agua, estas asambleas han recorrido buena parte de los distritos de la ciudad, e incluso se han convocado actos en lugares como la plaza de Sant Jaume o la plaza de Sant Felip Neri, en las que la presencia de los medios de comunicación ha sido superior a la de los concentrados.

Se han llevado a cabo decenas de asambleas para hablar sobre las bondades de la municipalización del servicio del agua, y en algunas de ellas han intervenido personas que han llegado de otras ciudades, como París, Valladolid o Terrassa, que han explicado las experiencias que han vivido con la remunicipalización del servicio, aunque en la mayoría de los casos se han olvidado de hablar del coste que eso ha supuesto para lar arcas públicas. También han silenciado que los precios no se han abaratado y que se han registrado algunos problemas en la prestación del servicio.

El apoyo institucional que el movimiento ha tenido desde su nacimiento ha sido indudable. No solo por el soporte que ha tenido desde el Ayuntamiento, sino también desde la FAVB, cuyos dirigentes han acompañado a los de Aigua és Vida en algunos actos públicos y se han alineado con ellos en numerosas ocasiones.