En el barrio de Fondo de Santa Coloma de Gramenet las redes sociales hierven. Los vecinos muestran su indignación por el último tirón de cadena a una mujer mayor, el enésimo robo de cartera, móvil o, de nuevo, la pelea entre un grupo de jóvenes. El hartazgo en la calle se refleja también en otros puntos de la ciudad a través de grupos vecinales que reproducen decenas de asaltos cometidos durante esta pandemia. En el vecindario más poblado de este municipio de 119.215 habitantes los robos se han disparado en los últimos meses.

Luis Díez (22 años) es uno de los vecinos cansado de la delincuencia que se ha intensificado desde marzo. Los residentes denuncian robos cometidos por grupos de jóvenes, muchos de origen extranjero. Asaltan a jóvenes y a personas mayores. La última "moda", dice Díez, consiste en arrancar el collar a un anciano y salir corriendo. Últimamente son más violentos y no dudan en lanzar al suelo a sus víctimas para robarles.

GRUPO DE DENUNCIA

Durante los primeros días del estado de alarma Díez decidió abrir un grupo en Facebook con la intención de "mejorar" un barrio "que ha ido a peor". En poco tiempo, se han unido más de 1.200 personas. "Otro robo ahora mismo en la calle Liszt. Id con cuidado", escribía una vecina este miércoles.

ladrones de santa coloma
Un grupo de supuestos ladrones charlando en una plaza de Santa Coloma de Gramenet / M.A

"Es una vergüenza, acaban de robar el móvil a mi hija", se leía en otro mensaje pocas horas antes en otro grupo sobre un robo en el barrio del Singerlín. El mismo miércoles, en la calle del Reloj, un ladrón simulaba conocer a un chico, lo abrazaba para saludarle y le quitaba la cartera mientras su víctima, en shock, se quedaba paralizada.

Desde Ciudadanos, el primer partido de la oposición en Santa Coloma de Gramenet, gobernado por el PSC, constatan el aumento de robos durante la pandemia. La avalancha de llamadas de denuncias vecinales y de comerciantes al teléfono de Dimas Gragera, portavoz del partido naranja en el consistorio, son el testigo de un fenómeno delincuencial que durante el confinamiento se ha intensificado, sobretodo en Fondo.

CÁMARAS DE SEGURIDAD

"En las ultimas semanas hemos recibido muchas quejas sobre inseguridad. Es una constante", comenta Gragera a este medio. En marzo, poco antes de que estallar la crisis sanitaria, su partido pidió al gobierno de Núria Parlón la instalación de cámaras de seguridad integrales. Ya entonces, asegura el también diputado en el Parlament, los datos del Ministerio de Interior arrojaban un incremento de robos con violencia en domicilios y en coches.

Policía Nacional y Mossos d'Esquadra en una actuación en el barrio de Fondo / M.A
Efectivos de la Policía Nacional y Mossos d'Esquadra en una calle de Santa Coloma / M.A

El concejal paseó este mismo miércoles por el barrio y percibió de primera mano el malestar de sus vecinos. "La sensación es que las acciones son más violentas. Agreden para robar. Un comerciante me decía que antes te metían la mano en el bolso, ahora directamente roban a empujones a personas mayores", describe. En ocasiones, los ladrones actúan montados en sus patinetes eléctricos, perfectos para para darse a la fuga.

MANIFESTACIÓN

Díez y un grupo de vecinos preparan una manifestación para denunciar la inseguridad en su barrio. De momento ya han pedido permiso al Departamento de Interior para realizar la protesta el próximo 5 de julio. Quieren repetir el éxito de una movilización del verano pasado cuando unas 500 personas salieron a la calle para rechazar una oleada de robos. 

 

 

En el último mes se han producido varias peleas, como las que muestra un vídeo con diversas personas involucradas, algunas armadas con palos de madera que tiran cuando aparece la policía. En algunos casos también se producen encontronazos entre ladrones y víctimas cuando los rateros son interceptados por los vecinos.

Entre los delincuentes es habitual la reincidencia, como ocurre en Barcelona y en otros municipios del área metropolitana. "Hay algunos con cinco o 10 delitos a sus espaldas y no hacen nada...", lamenta Díez. Desde Ciudadanos, Gragera avisa de que hay vecinos que empiezan a llamar a la autodefensa. "Esto el Ayuntamiento no lo puede permitir", reprocha el concejal, que el pasado abril pidió la dimisión de la regidora de Seguridad Ciudadana, Lidia Montero, por la baja ratio de policías por habitantes que hay, asegura, en el municipio y una "mala" planificación en las jubilaciones de los agentes de la policía local.

POCAS DENUNCIAS

Díez contradice las declaraciones del Ayuntamientos cuando dice que los delitos no aumentan y lo achaca a la desconfianza de la ciudadanía en la justicia. "La gente está cansada de denunciar. Antes de ponerla, los delincuentes ya han salido del calabozo. La gente no quiere perder el tiempo", explica. 

 

Este miércoles, la alcaldesa socialista Parlón publicaba en su cuenta de Facebook un vídeo del consistorio que destaca la coordinación entre Mossos d'Esquadra y Policía Local, así como el "fuerte despliegue" de efectivos y la "rapidez" de sus dotaciones para desplazarse a cualquier lugar del municipio en caso de emergencia. Gragera cree que el gobierno local debe hacer "más que fotos de dispositivos" y este junio Ciudadanos pedirá un pleno extraordinario para tratar la inseguridad del municipio.

"Nno vamos a renunciar de la seguridad, todo el mundo tiene derecho a vivir tranquilo", concluye el concejal, que también pide duplicar los efectivos de Mossos en la ciudad.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.