El polémico periodista deportivo Tomás Guasch se ha estrenado como flamante nuevo ministro de Deportes de Tabarnia -con discurso incluido- en el acto oficial de estreno en Madrid del movimiento que pretende convertir las provincias de Barcelona y Tarragona en una comunidad autónoma española segregada de Catalunya, en el caso de que el independentismo reactive la vía unilateral. La aparición ministerial de Guasch ha sido una de las grandes atractivos del evento celebrado en la sede de la Asociación de Prensa de Madrid en el que se ha presentado en sociedad al presidente en el exilio, el actor Albert Boadella, y se ha anunciado la primera manifestación tabarniana por las calles de Barcelona el próximo 25 de febrero, como adelantó la semana pasada Metrópoli Abierta.

El polemista periodista deportivo se ha dirigido al pueblo español en general -con un lenguaje futbolero y extremadamente humorístico- a modo de presentación del propio Boadella, haciendo alarde del “orgullo y satisfacción” que le supone “formar parte de un once titular en el que la estrella no es un Diego Armando Puigdemont que la va liando allá por donde va, sino un sensato Alfredo di Boadella que nos da gloria sin sentir vergüenza ajena”. El speach de Tomás Guasch ha sido irónico a más no poder y ha glosado los méritos de Boadella y de Tabarnia entera, utilizando la parafernalia y la manipulación histórica tan recurrente en el secesionismo.

Según el periodista, que colabora en diferentes medios de comunicación, Boadella “es eterno” y por eso allá por el siglo VIII escribió “las Homilias Ubusienses, el primer texto tabarniense”, que fue ocultado por los monjes del Monasterio de Montserrat durante siglos “para evitar que España entera descubriera el auténtico carácter del nacionalismo”, hasta que Els Joglars lo dieron a conocer al mundo entero con su obra teatral Ubú President. Guasch ha aprovechado para cargar contra los pregoneros del separatismo (que recitan los bandos escritos por la Vizcondesa Rahola) y contra el expolio al que son sometidos los tabarneses “para pagar a Omnium Culturalum sus autos de fe”.

BUTIFARRA TABARNESA SIN EL 3%

El ministro de Deportes en el exilio ha elogiado el tradicional saludo con el que los tabarneses reciben a quienes no respetan su voluntad de vivir en paz con el resto de sus compatriotas españoles: “la butifarra tabarnesa”. El alto cargo tabarnés ha puntualizado que la butifarra de Tabarnia “se diferencia de la butifarra de la República catalana en que es gratuita, sin 3%, 4% o 10% añadido”. Para acabar, Guasch ha cedido la palabra a Boadella de quien ha dicho que ”convertirá a Tabarnia en una tierra rica y plena, leal con el resto de España y que conseguirá que sea una región libre del corsé mental nacionalista”.

En la misma rueda de prensa, el portavoz de Tabarnia, Jaume Vives, ha anunciado que la futurible comunidad autónoma ya tiene un símbolo deportivo nacional: el patinete, porque un hombre “que se parecía a Eduard Pujol”, actual diputado y portavoz de Junts per Catalunya, ha seguido con este medio de transporte al Presidente Boadella hasta que ha sido descubierto y ha huido. En realidad, Vives se estaba divirtiendo de forma satírica a costa del propio Pujol, quien recientemente aseguró a Televisión Española (TVE) que “había sido seguido” por una persona que iba “en patinete”.

Vives, que ha concedido una entrevista en exclusiva a Metrópoli Abierta, también ha anunciado el próximo domingo 25 de febrero a las 12.00 horas se convocará la primera manifestación de Tabarnia en Barcelona, que comenzará con una ofrenda floral al monumento de Rafael Casanova, “gran patriota español”. El portavoz tabarnés ha desvelado que tras la ofrenda una cobla sardanista interpretará “el Himno Nacional de España y la Santa Espina”.