El expresidente del F.C. Barcelona, Sandro Rosell, ha quedado en libertad con medidas cautelares tras ser acusado por un supuesto blanqueo de 20 millones de euros de la Confederación Brasileña de Fútbol.

Esta sentencia implica también a su socio Joan Besolí, quien permanecía en prisión desde mayo de 2017 junto al expresidente blaugrana.

MEDIDAS CAUTELARES

Pese a quedar en libertad, la Fiscalía continua demandando 11 y 10 años de prisión para los investigados Rosell y Besolí. De todas formas, la Sala ha impuesto ciertas medidas preventivas, como el establecimiento de un domicilio fijo, la retirada de sus pasaportes y la obligación de comparecer el primer y tercer lunes de cada mes en el Juzgado o Comisaría más cercana a su residencia.

Ambos investigados también han quedado exentos del pago de las multas de 59 millones de euros para Sandro Rosell y 54 millones para Joan Besolí.