Gerard Gómez del Moral es el hombre fuerte de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en la ciudad de Barcelona, de cuya federación acaba de ser elegido presidente en un congreso con el 91,12% de los votos, en sustitución de Robert Fabregat. Licenciado en Periodismo por la UAB, Del Moral proviene de las juventudes de ERC, organización de la que fue portavoz entre 2011 y 2016. Cercano al presidente republicano, Oriol Junqueras, el exdiputado se cayó de la lista del Congreso en las elecciones de noviembre, a pesar de que sí había entrado en las del mes de abril.

Fuentes internas republicanas señalan que sus malas relaciones con el cabeza de lista, Gabriel Rufián, provocaron un alejamiento entre ambos que dio como resultado que Del Moral recondujese su carrera política hacia un cargo corporativo del partido. “En las listas del Congreso hubo un cruce de vanidades”, escenifica una fuente interna de Esquerra sobre el encontronazo entre Gómez del Moral y Rufián.

El nuevo hombre fuerte republicano en la capital catalana se afilió a las juventudes de ERC​ en 2004, con apenas 15 años. Al año siguiente, ya era el secretario de comunicación de la organización juvenil en la Federación de Barcelona y en 2007 fue nombrado portavoz de las JERC en la capital para pasar a ser el portavoz nacional en 2011, cargo que mantuvo hasta el año 2016.

ACTIVISTA EN PLATAFORMAS

En 2015, entró en las listas de Junts pel Sí (JxS) para el Parlament, siendo elegido diputado en esa legislatura. Luego, repitió candidatura en las listas de ERC en las últimas autonómicas y en abril del año pasado concurrió a las elecciones legislativas, en la candidatura de Gabriel Rufián. En las elecciones de noviembre, sin embargo, ya no repitió. Paralelamente a su actividad política, también ha mantenido una activa militancia social, ya que fue uno de los impulsores de la Taula de Joves de Sarrià-Sant Gervasi, de la plataforma Barcelona Decideix, de la Plataforma en Defensa del Ebre, de la Plataforma Aturem la Guerra o de la Coordinadora d’Associacions per la Llengua Catalana.

Gerard Gómez del Moral durante un mitin de partido
Gerard Gómez del Moral durante un mitin de partido

Afiliado a Òmnium Cultural, al Barça y al sindicato Intersindical-CSC (referencia del independentismo), Del Moral es un hombre próximo a Oriol Junqueras, según los que le conocen. Destacan de él su coherencia ideológica y su lealtad al proyecto republicano. Le critican, en cambio, su carácter en ocasiones duro y su alineación con una familia política de Barcelona que ha creado división en el seno de la organización.

“Uno de sus principales apoyos es Anna Nebreda, que será ahora la secretaria general de Barcelona y que proviene, como él de las juventudes. Pero también le apoya un grupo encabezado por Eva Baró, que había sido jefa de gabinete del grupo municipal de ERC, que encabezada Alfred Bosch, y que ahora es concejala en Barcelona. Todo el grupo ligado a la política municipal le ha aupado a la presidencia de la Federación. Sin su apoyo, no hubiese sido presidente de la Federación”, explican las fuentes consultadas. Bosch, que era el líder republicano en el Ayuntamiento de Barcelona, fue llamado por Oriol Junqueras para ser el consejero de Exteriores de la Generalitat en el gobierno de Quim Torra.

LAS AMISTADES PELIGROSAS

Del Moral se presentó a su cargo sin oposición. Los sectores críticos de ERC prefirieron no presentar batalla en esta ocasión y permitieron que la elección del nuevo equipo fuese un paseo triunfal. Los apoyos de la cúpula del partido, empezando por el encarcelado Junqueras, hasta el equipo local no dejaban resquicio a la duda: el joven exdiputado goza de las simpatías del aparato republicano y, de momento, la oposición interna no tiene fuerza para plantar cara a las tesis oficialistas.

Su cercanía a Junqueras viene también ratificada por otra anécdota: ambos son admiradores de los hermanos Badía, Josep y Miquel. El segundo llegó a ser el responsable de la Seguridad en Barcelona durante los años 30 del siglo pasado, en plena República. Los excesos cometidos desde su cargo, así como la persecución sistemática a la CNT y a los anarquistas provocó que ambos fuesen abatidos a tiros por un comando de la FAI a finales de abril de 1936.

TRIBUTO A LOS HERMANOS BADIA

Desde entonces, algunas plataformas y grupos radicales identitarios celebran actos de homenaje a los hermanos Badia cada 28 de abril. En uno de ellos, el ahora presidente de la Generalitat, Quim Torra, hizo un encendido elogio de ambos activistas, a los que siempre ha puesto como ejemplo de “patriotas”. Pasa por alto el mandatario que incluso historiadores independentistas abominan de los hermanos Badia, considerados nacionalsocialistas (Miquel Badia fue uno de los creadores de los Escamots, milicias populares a las que armaba según sus intereses y a las que encargaba acciones contra sus rivales).

En ese mismo homenaje estaba Oriol Junqueras, que tomó la palabra para hacer una breve reseña. Al lado de Junqueras, aparecía un Gerard del Moral que entonces era portavoz de las JERC. Fuentes internas del partido republicano, no obstante, explican que esa presencia en el homenaje a los controvertidos patriotas no tiene sólo que ver con su cercanía a Junqueras, sino que guarda relación con sus propias convicciones políticas.