ARCHIVADO EN:

A comienzos de este siglo, en Barcelona se gestaba una de las operaciones inmobiliarias más importantes de la ciudad en décadas: la venta del hotel Arts, que pasaba entonces por ser uno de los mejores establecimientos de la ciudad, si no el mejor. El despacho de abogados para el que trabajaba Xavier Faus tiraba la toalla: era imposible encontrar un comprador debido al elevado monto de la operación y las perspectivas de la coyuntura mundial. Pero Faus no la tiró y se arriesgó tomando personalmente las riendas de la situación al margen del despacho. Se fue a Londres durante 8 meses y acabó convenciendo a dos fondos de inversiones para que participasen en la operación. El 11 de septiembre de ese año, mientras los aviones del 11-S se estrellaban en Nueva York, Faus pagaba 290 millones por el emblemático hotel barcelonés. La apuesta, pues, le salió bien: el hotel se vendió y Faus recibió un paquete de acciones de Hovisa, la empresa propietaria, y le nombraron presidente de la misma. Acababa de nacer una estrella.

El pasado 24 de julio, aquel joven abogado (tenía entonces 37 años y ahora ya roza los 55) se convirtió en el nuevo presidente del Cercle d’Economia, uno de los lobbies empresariales más potentes de la capital catalana. Se ha consumado una carrera exitosa en la que el nuevo Midas de las finanzas barcelonesas ha ido levantando un imperio hasta manejar miles de millones de euros en operaciones estratosféricas.

Faus es abogado e hizo un máster en Derecho Internacional en la Universidad de Georgetown, además de un MBA en Esade. Trabajó en los despachos de Garrigues, en Nueva York y en Cuatrecasas, dos de los mejores bufetes de España. Pero en realidad es un self made man, un hombre forjado a golpe de hincar los codos. Sus padres tenían un pequeño colmado en Poblenou y él ha conseguido situarse como una de las grandes fortunas de Barcelona con mucha cautela, una envidiable intuición y una extraordinaria inteligencia.

VOLAR SOLO

Tras su éxito en la operación del hotel Arts, logró convertirse también en socio gestor para España y Portugal de la firma londinense Patron Capital Partners, dedicada a inversiones inmobiliarias. Fue su coronación como gran mago de las finanzas, que le sirvió para comenzar a volar solo. En 2006, dirigió la venta de Hovisa a tres consorcios de inversión (Host Hotels & Resorts, ABP Investments y GIC), este último, del Gobierno de Singapur, la operación inmobiliaria más cara de España por la venta de un inmueble hasta ese momento: 417 millones de euros. Sólo cuatro años antes había pagado 290 millones, por lo que el pelotazo fue de órdago. Inmediatamente, fundó el que habría de ser su buque insignia desde entonces: Meridia Capital Partners.

A través de esta marca, creó varios fondos de inversión para la compraventa de hoteles en medio mundo, desde el Four Seasons de Ciudad de México hasta el Ritz-Carlton de Santiago de Chile, pasando por el Intercontinental de Sao Paulo o el W París Opera Hotel de París. Su trayectoria empresarial se complementa con su participación como consejero en Inmobiliaria Colonial entre 2010 y 2014 y como tesorero del Cercle d’Economia entre 2011 y 2013.

En estos momentos, preside Meridia Capital Private Equity I SCR, Meridia Capital Partners SGEIC, Meridia Iberian Real Estate SICC, MRE III Proyecto Cinco Socimi, Meridia Real Estate III Socimi, TG Office Spain, Mnext Venture Capital y Meridia Advisory Services. En algunas de ellas toma el control a través de BCN 2001. También es apoderado de Cartinver Patrimonio Sicav y se sienta en los consejos de Severnaya Patrimonial SL, una inmobiliaria en la que participa con sus hermanos, y de Grupo Indukern, del gallego José Luis Díaz Varela. En estos momentos, Meridia está construyendo un hotel en la antigua fábrica Henkel, cerca de la Sagrada Familia. Las obras, que comenzaron en 2016, afectan a 15.000 metros cuadrados de la sede que tenía la multinacional química en Barcelona. El establecimiento tendrá 182 habitaciones, seis casas unifamiliares, un local comercial de 600 metros cuadros y un aparcamiento para 100 vehículos. La inversión prevista es de 25 millones de euros, a los que hay que sumar 15,5 millones por el terreno.

VINCULACIÓN AL DEPORTE

Pero su trayectoria vital también ha ido vinculada al deporte. En 1996, recibió el encargo de José Luis Núñez de poner en marcha al local temático Màgic Barça en la Vila Olímpica. El negocio no funcionó y dos años más tarde se abandonó la idea. Luego, se identificó con la corriente crítica Elefant Blau y entró en la primera junta de Joan Laporta para dimitir en 2005 días después de que también lo hiciera Sandro Rosell, su gran amigo.

En el 2010, cuando Rosell barrió en las elecciones del club, Faus fue nombrado vicepresidente económico, cargo desde el que impulsó una acción de responsabilidad contra la anterior directiva, posteriormente desestimada en los tribunales.

Faus fue el negociador del gran contrato del Barça con Qatar para incorporar, por primera vez, publicidad en la camiseta del club. A pesar de las críticas recibidas en aquel momento, la iniciativa fue un éxito total: el club blaugrana pudo contar con un patrocinio hasta el 2015 de más de 170 millones de euros (más de 30 millones por temporada), lo que situó al club blaugrana en la élite mundial.

POLÉMICA CON MESSI

Tras las elecciones del club en el 2015, Faus se retiró de la lista de Bartomeu. En aquel momento, su holding negociaba la compraventa de cuatro edificios en la capital catalana y necesitaba de todo el tiempo para gestionar bien sus intereses. Cuando abandonó el Barça, no obstante, había dejado cerrado un contrato con Qatar que le supondría al club 60 millones de euros de patrocinio. La ambición de la nueva directiva, que quería más dinero, echó a perder el óptimo contrato y al año siguiente el club tuvo que conformarse con 33,5 millones y un extra de cinco millones más en caso de ganar la Champions.

Durante su etapa blaugrana fue especialmente comentado un enfrentamiento que tuvo con el entorno de Leo Messi. Fue en 2013 cuando, al preguntársele al vicepresidente culé sobre la mejora del contrato del astro argentino, criticó que su contrato ya había sido mejorado seis meses antes . “No tenemos que presentar una mejora de contrato cada seis meses”, explicó. Ello provocó la indignación del jugador, que llegó a criticar a Faus diciendo que “no entiende nada de fútbol. Quiere llevar al Barça como una empresa y no lo es”. Pero de lo que sí entendía era de números y de gestión. Poco después, el vicepresidente blaugrana renovaba el contrato del crack y decía que “el mejor jugador del mundo merece el mejor trato económico del mundo”. Polémica zanjada.

UN EQUIPO PLURAL

Fiel a su intuición, a su habilidad y a su discreción, ahora, ha sabido tejer a su alrededor un equipo plural en el Cercle d’Economia. Como vicepresidentes, tiene a Jordi Gual, presidente de Caixabank, y a Marc Puig, vicepresidente del Instituto de Empresa Familiar, CEO de la perfumera Puig y presidente de Carolina Herrera Limited), dos pesos pesados de la economía barcelonesa. Como tesorera, fichó a Carmina Ganyet (directora general corporativa de Colonial y consejera de Repsol).

Y en su junta directiva cuenta con personalidades tan heterogéneas como Mercè Conesa (actual presidenta del Puerto de Barcelona), Luca de Meo (CEO de Seat), Jaume Guardiola (Banco Sabadell), Alfonso Rodés (presidente de Havas Media Group), Jordi Hereu (exalcalde socialista, presidnte de Idencity Consultig y CEO de Barcelona Plataforma Empresarial/Fledge Barcelona), Cristina Garmendia (exministra socialista de Ciencia e Innovación y presidenta de la Fundación Cotec), Núria Mas (consejera del IESE y consejera del Banco de España), el filólogo Jordi Amat, Sílvia Alsina (presidenta de Roman & Asociados), Núria Cabutí (consejera delegada de Penguin Random House), el catedrático Miquel Trias Sagnier (Cuatrecasas) o José María Lassalle (exsecretario de Estado de Cultura con el PP y exmarido de Meritxell Batet, presidenta del Congreso), entre otros. Se trata de un amplísimo abanico ideológico y empresarial en que cada nombre tiene por sí mismo un peso específico dentro del sector financiero y económico de Barcelona.

APUESTA POR BARCELONA

Alineado con el nacionalismo moderado, Faus no se muerde la lengua al reclamar más inversiones del Estado en Cataluña y al exigir diálogo y lealtad institucional a todas las partes que mantengan un conflicto. Su tesis van por la línea de que se han de respetar los marcos competenciales existentes.

No lo tiene mal. Su presidencia fue aprobada por 423 votos a favor, uno en contra y una abstención. Faus dispone, pues, de la confianza de una clase económica que reclama medidas concretas y, sobre todo, independencia de los poderes políticos. Y una gran idea en su agenda: que Barcelona sea no sólo la capital de Cataluña, sino la cocapital de España, una idea que ya planteó en las últimas jornadas económicas que el Cercle d’Economia celebró a finales de mayo en la localidad de Sitges y que reiteró en su discurso ante la Asamblea General del Cercle tras ser elegido nuevo presidente.