El nuevo Centro de Atención Primaria (CAP) del Raval Nord resulta un quebradero de cabeza. Mientras el Ayuntamiento de Barcelona apuesta por ubicarlo en la capilla de la Misericòrdia, destinada a exponer la colección permanente del Macba, otros partidos como Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) buscan otras alternativas. Este martes el grupo municipal ha propuesto que el solar municipal de la calle Montalegre se use para construir el CAP. Este espacio forma parte de los terrenos donde se ubican las facultades de Letras, Geografía e Historia de la Universidad de Barcelona (UB).

La universidad no ha tardado en saltar. A través de un comunicado, ha dejado claro que se opone al cambio de usos de un espacio que, a día de hoy, “acoge prácticas docentes y actividades de investigación y de divulgación ciudadana sobre un importante yacimiento arqueológico".

NO SE PUEDE COMPATIBILIZAR

Según los responsables, sería "difícil" compatibilizar el campus, con un tránsito diario de cerca de 6.000 personas, entre alumnos, personal docente y de administración y servicios, con otras instalaciones de uso intensivo, como el CAP. "La UB pide que se respeten estos terrenos, calificados como zona verde y que aportan valor académico, cultural y social al barrio, y que se busquen otras opciones para dar respuesta a las legítimas necesidades de los vecinos del Raval", ha insistido.

ERC, por su parte, argumenta sus razones para elegir ese espacio. En primer lugar, porque es propiedad municipal, luego porque se encuentra a escasos metros del CAP actual, y, por último, porque necesita una actuación porque dado que genera problemas de mantenimiento, en concreto, una "medianera en mal estado que no acaba de tener la financiación necesaria para arreglarla por parte del Ayuntamiento".