La guerra interna que se mantiene en el seno del Col·legi d'Arquitectes de Barcelona (COAC) no parece tener fin. Pese a que el actual equipo de gobierno, que preside la decana Assumpció Puig, ha sufrido dos severas derrotas en los tribunales de justicia por su posicionamiento oficial como colegio a favor del derecho a decidir y del referéndum, los responsables de la institución han decidido continuar por el camino de los tribunales y han anunciado su intención de presentar un recurso ante el Tribunal Supremo.

Los miembros de Arquitectos Unidos, que en su día decidieron llevar a los tribunales el posicionamiento político oficial del colegio a favor del derecho a decidir y del referéndum, han logrado dos claras victorias en los tribunales, ante un juzgado de lo contencioso administrativo y ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya.

SENTENCIAS CONTUNDENTES

En ambas instancias los magistrados sentencian que al ser el colegio una corporación de derecho público de base asociativa privada no puede posicionarse políticamente ya que eso afecta a la totalidad de sus asociados, que lo son obligatoriamente si quieren ejercer la profesión de arquitectos.

La sentencia argumenta que la decisión de la junta de gobierno del colegio “rompe con la neutralidad ideológica o política que se espera de un colegio profesional y se pone a disposición de la “Comisión de Estudios sobre el Derecho a Decidir” una serie de medios personales y materiales que solo pueden estar a disposición de los colegios”.

“NO CON NUESTRO DINERO”

Además, los miembros de Arquitectos Unidos exigen a la decana “que deje de usar el dinero de todos los asociados para recurrir ante los tribunales de justicia, que ya por dos veces le han condenado. Eso lo hace con nuestro dinero, es decir, que nosotros tenemos que pagar a nuestros abogados y, además, a los de la parte contraria, que por el gabinete que han escogido no debe ser barato”, afirma un portavoz de la agrupación.

Este grupo de arquitectos piden que la junta renuncie a continuar por el camino judicial y que reconozca su equivocación al mantener su apoyo como colegio al derecho a decidir y al referéndum ilegal convocado por la Generalitat, apoyo que hizo público el anterior decano, Lluís Comeron, curiosamente en la actualidad presidente de Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (Cscae).

APOYO DE OTROS COLEGIOS

Ante la situación creada, los miembros de Arquitectos Unidos estén dispuestos a pedir el apoyo de otros colegios profesionales tanto de Cataluña como del resto de España. Sobre todo de los colegios de arquitectos del resto del país para hacer más visible su protesta y para que los colegios se unan en defensa de la neutralidad política.