ARCHIVADO EN:

El estreno de la nueva temporada del Liceu ha estado marcada por la presencia del actual presidente de la Generalitat, Quim Torra, y los ex presidentes Artur Mas y José Montilla. Los tres han presenciado juntos la opera I Puritani, en cartel hasta el 21 de octubre. Unos metros más abajo estaba Manuel Valls, ex primer ministro de Francia y candidato a la alcaldía de Barcelona como líder de la plataforma 'Barcelona, capital europea'. También había una destacada representación de la clase empresarial y de los medios de comunicación.

I Puritani es una ópera que recrea el conflicto de Irlanda del Norte de los años 70, que para algunos sectores de la política catalana guarda cierto paralelismo con la situación actual que se vive en Catalunya.

En los prolegómenos se ha explicado la historia de Irlanda del Norte en la pantalla del gran teatro, destacando la victoria de los soldados británicos y la posterior represión a los católicos. Este hecho ha sido aprovechado por un espectador, que ha comparado esos hechos con los últimos capítulos vividos en Catalunya. Sus gritos han sido censurados por otros asistentes.

ADA COLAU, AUSENTE

En el descanso, Valls ha centrado muchas miradas. Acompañado por su actual pareja, Susana Gallardo, ha saludado a Mas y Montilla. También ha compartido unos instantes con Salvador Alemany, presidente de Abertis. En cambio, no ha coincidido con Ada Colau, presuntamente su gran rival en las próximas elecciones municipales, porque la alcaldesa declinó la invitación.

636743744450388548nu
Manuel Valls, con su actual pareja, Susana Gallardo / QUIQUE GARCÍA (EFE)

La directora de escena de esta versión de I puritani, Annilese Miskimmon, es originaria de Belfast (Irlanda del Norte) y plantea la ópera desde su "perspectiva" de irlandesa del norte, con la protestante Orden de Orange de trasfondo y una protestante Elvira -la protagonista de la obra- que se casará con el líder de la orden, Riccardo, aunque a quien quiere verdaderamente es al católico Artur.

I Puritani es una coproducción de la Welsh National Opera, la Danish National Opera y el Liceu, con dirección musical de Christopher Franklin.