La junta directiva de Foment de Treball ha acordado la expulsión de la patronal vallesana, Cecot, como socia de la entidad. El acuerdo adoptado supone que Cecot se mantendrá fuera de la patronal catalana por lo menos durante todo el tiempo que se mantenga en el cargo el actual presidente de Foment, Joaquin Gay de Montellà. La patronal tiene previsto llevar a cabo elecciones para la elección de presidente a finales del presente año.

La votación entre los miembros de la junta directiva de la patronal ha registrado 26 votos a favor de la expulsión, 12 en contra y 8 abstenciones, aunque todavía falta que la decisión sea ratificada en la próxima asamblea de la patronal.

La expulsión de la patronal vallesana que preside Antoni Abad está motivada, según Foment, por cuestiones de ámbito territorial y de invasión de funciones. Cecot ha incumplido algunos de los puntos de las normas de funcionamiento, como limitarse a ejercer su influencia dentro de su ámbito territorial o utilizar a Foment a la hora de dirigirse a la CEOE-Cepyme.

Por estos incumplimiento, Foment decidió abrir un expediente a Cecot con la posibilidad de que fuera expulsada de la organización y le dio 15 días de plazo para que presentara las alegaciones que considerase oportunas.

El enfrentamiento entre ambas organizaciones viene de lejos y ya hubo un conato de expulsión, que finalmente quedo solo en eso tras un acuerdo alcanzado por ambas patronales. Sin embargo, posteriormente Cecot volvió a incumplir las normas, lo que llevo a Gay de Montellà a pedir de nuevo la expulsión de la patronal vallesana.

PRESENTARSE A LAS ELECCIONES

Desde Cecot se han mostrado sorprendidos por la decisión de Foment ya que consideran que la patronal ha incumplido sus propios estatutos con esta decisión. El presidente de la patronal vallesana, Antoni Abad, ha afirmado, en declaraciones a Europa Press, que “la suspensión temporal de un socio es un callejón sin salida ya que los estatutos no lo contemplan”, y ha asegurado que mantiene su intención de presentarse a las próximas elecciones a la presidencia de Foment, que se celebran a finales de este año, para sustituir a Gay de Montellà al frente de la misma.